Las madres ecuatorianas defienden su derecho a dar el pecho libremente

- 15 de julio de 2016 - 17:25
Varias madres narraron su experiencia cuando ellas han dado de lactar a sus hijos.
Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

Luego de que circulara en las redes un video que muestra la discriminación que sufren las mujeres cuando deben alimentar a sus hijos en público, las ecuatorianas saltaron a expresar su punto de vista.

Diario EL TELÉGRAFO consultó a madres que alguna vez se sintieron incómodas al momento de dar de lactar a sus hijos. Ellas reconocieron que han vivido incómodos instantes, pero aún así no dejarían de dar el seno materno.

En el video que circula en las redes se observa primero a una mujer con un gran escote, que se sienta en una banca. En varias ocasiones, la mujer recibe saludos y miradas. Luego, en esa misma banca se sienta otra mujer con su hijo en los brazos y lo

amamanta en público. "¿En serio tienes que hacer esto aquí? Eso es asqueroso", "Eso es tan asqueroso", fueron las frases con las que le increparon.

Gissela Chiliusa, comerciante, sabe lo que es eso. Ella es madre de 4 niños. El primero lo tuvo a los 15 años. La mujer reconoció que al principio sentía recelo dar el seno porque cuando sacaba el seno sentía que le miraban mal. Tiempo después recordó que el hambre de los bebés no puede esperar. "Dar el pecho es algo natural porque los niños tienen que alimentarse".

A diferencia de lo que otros opinan, dijo, la gente debe recordar que las mujeres cumplen con el rol de madre y uno de estos es amamantar a los pequeños. "No hay nada de qué avergonzarse", reiteró.

Más bien la madre señaló que es más vergonzoso que una mujer salga con escotes pronunciados y peor aún que los hombres las miren de "forma morbosa".

Similar criterio compartió Blanca Caiza (33 años). Ella se dedica a los quehaceres domésticos y es madre de 5 hijos. El primero nació cuando ella cumplió 16 años.

La madre opinó que dar el seno es un acto honorable. Aunque reconoció que a su primer hijo no recibió el pecho "por vergüenza". "No quise hacerlo en la calle".

Sin embargo recordó que cuando decidió dar de lactar a su segunda hija, una señora que iba con ella en el bus le dijo "qué vergüenza que muestre los pechos así ¡Tápese!".

Esthela Quiroga, madre de 2 hijos, opinó que si es que el niño tiene la necesidad de lactar hay que hacerlo. "Yo amamanto y no lo hago por mostrarle a un hombre ni por mala educación. Simplemente lo hago porque mi hijo lo necesita", expresó.

Cecilia Chávez, parvularia del Centro Infantil Chavelito, en el sector de la Bellavista, señaló que se ha dejado de lado una de las ventajas de cumplir con la lactancia. "Establecer el vínculo afectivo entre madre e hijo".

La experta opinó que ese rechazo se produce por el machismo marcado en la sociedad. Aseguró que los hombres están acostumbrados a ver los pechos de una mujer como un símbolo sexual, pero no lo pueden ver como un símbolo de ternura, de vida y de afecto.

María del Pilar Quilimba, también madre de un niño de 2 años, opinó que hay hombres que miran de una forma "maliciosa" a las mujeres que dan de lactar. "Las ven con ojos libidinosos y eso me parece una falta de respeto", opinó.

Carolina Santamaría, galena en el hospital de niños Baca Ortiz, señaló que la lactancia es vital, porque a través de la leche el recién nacido recibe vitaminas y previenen infecciones. "Además de protegerse de las alergias, evitan infecciones básicas como diarrea y afecciones respiratorias".

Carolina es madre primeriza y por experiencia recordó que el niño debe recibir su alimento a la hora adecuada. "Son muchas las ventajas de dar el seno a un niño. Si ellos lo necesitan hay que alimentarlos", reiteró. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: