Las autoridades indagan mal olor que hay en La Alborada

02 de julio de 2011 - 00:00

Desde ayer empezó a analizarse la calidad del aire que respiran los habitantes de la décima etapa de la ciudadela La Alborada.

La acción se realiza a raíz de la queja presentada por el morador de esa urbanización Luis Antonio Gonzaga, en el sentido de que la planta  El Café expulsa gases tóxicos, entre ellos amoníaco.

En un plazo de 8 días la empresa de servicios y análisis ambientales Ambisgest, designada para efectuar el estudio, deberá presentar su informe a la Delegación Provincial de la Defensoría del Pueblo del Guayas sobre el grado de contaminación que existiría en la zona.

Unos 45 minutos antes de la diligencia, funcionarios de esa planta  colocaron -en varios postes de esa localidad- equipos para medir la caída de cenizas y otras partículas.

Todo ese trabajo fue filmado y fotografiado por personal de la compañía que pertenece al conglomerado empresarial del ex candidato a la presidencia y líder del Prian Álvaro Noboa Pontón.

Veinte minutos antes de las 10:00, cuando debía empezar la inspección, llegaron los funcionarios de la Dirección de Medio Ambiente del Municipio de Guayaquil.

Estos ingresaron a la industria previo a que lleguen el delegado de la Defensoría, Augusto Ramírez; el representante del Ministerio del Ambiente, Pablo Montero; y el denunciante, Luis Antonio Gonzaga.

El acceso a  la procesadora de café fue restringido, pero empleados de esa compañía filmaron por varios minutos a los periodistas de este Diario que realizaban la cobertura.

Gonzaga dijo que junto a los técnicos de la industria y de los otros organismos efectuaron un recorrido dentro y fuera de la empresa para recoger muestras.

Afirmó que constataron  la instalación, en la ciudadela, de equipos especializados en la combustión de gases y similares.

“Lo que no quedó muy claro o quizás pendiente es ¿qué va a pasar con el ruido que también nos contamina?”, cuestionó.

El delegado de la Defensoría y los técnicos del Ministerio del Ambiente se abstuvieron de pronunciarse ayer por ser parte del proceso y porque deben esperar la entrega del informe final  de la compañía Ambisgest.

Varios vecinos de la décima etapa de La Alborada observaron atentamente a los técnicos de El Café mientras instalaban los pequeños dispositivos para medir la ceniza que cae del aire.

A finales de marzo Luis Antonio Gonzaga se quejó ante la Defensoría por los olores nauseabundos y otros gases -presumiblemente tóxicos- que emanan desde la empresa entre las 19:00 y las 10:00 del siguiente día.
El denunciante afirmó que hace varios años tuvieron dos fugas de amoníaco que causaron estragos entre los vecinos.

“Hubo personas desmayadas y fue necesario llamar a las autoridades para que nos auxilien”, afirmó.
El representante de la compañía, Bernardo Arosemena Gangotena, desmintió esos incidentes y atribuyó los malos olores al excesivo número de vehículos que transitan por la zona. Explicó que un estudio revela que diariamente circulan 8 mil automotores por el sector.

El amoníaco es utilizado comúnmente por empresas que procesan café, cacao y frutos cítricos.
En caso de que una persona aspire el gas, sufrirá   de una fuerte irritación en la garganta, padecerá de inflación pulmonar, daños en la vías respiratorias y ojos.

A medida que lo continúa respirando,  se le presentará un edema pulmonar que la puede llevar a la muerte.
Dicho elemento, a temperatura de ambiente es incoloro, de olor penetrante y nauseabundo, y se mezcla fácilmente con el agua, lo cual le permite evaporarse en el aire.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: