El informe del King’s College London es un llamado al gobierno

La polución enferma a 2.411 británicos al año

- 16 de julio de 2015 - 00:00
En Londres se impone una multa de $ 160 a los autos que contaminen el aire con los gases de combustión. Foto:Leonardo Boix / El Telégrafo

El informe del King’s College London es un llamado al gobierno

Al menos 9.500 personas mueren al año en Londres debido a la polución del aire en la capital británica, el doble que lo previamente estimado por los expertos, según una investigación científica de la universidad King’s College London.

Las muertes prematuras en la ciudad se deben principalmente a 2 contaminantes, pequeñas partículas conocidas como PM2.5 y el gas tóxico dióxido de nitrógeno (NO2), este último creado por vehículos motorizados como autos particulares, camiones y autobuses.

La exposición a esos contaminantes impacta cada vez en el sistema respiratorio de la población londinense, como también en los patrones de crecimiento.

El estudio -encargado por la Alcaldía de Londres y por Transport for London- es el primero en el mundo que busca cuantificar las personas que mueren por exposición directa al NO2.

Londres, Birmingham y Leeds son 3 de las peores ciudades del Reino Unido por violar hace 5 años las regulaciones de la Unión Europea (UE) por el límite máximo de NO2 en el aire.

Dichas infracciones llevaron a una acción en la Corte Suprema de Londres, que dictaminó en abril que el gobierno debe armar un plan para limpiar el aire de la capital.

Previos estudios habían concluido en 2008 que unas 4.267 personas murieron por consecuencia de la polución de aire en Londres.

Los investigadores del King’s College London indicaron ahora que la cifra total de muertes anuales por exposición a polución del aire en la capital británica treparía a 9.500.

Matthew Pencharz, el director del área de medio ambiente y energía de la Alcaldía de Londres, sostuvo que las autoridades municipales no pueden hacer demasiado sin una política nacional del gobierno sobre el tema.

“Este nuevo informe es un mensaje muy importante para el gobierno, que debe cambiar de postura y actuar ya”, agregó.

La investigación destacó que una de las zonas más contaminadas de Londres es Oxford Street, una de las arterias más populosas y comerciales de la ciudad. Por allí pasan decenas de autobuses, como también autos particulares y taxis.

A pesar de las conclusiones del informe, Pencharz dijo que Londres “sigue siendo pionera” a la hora de combatir la polución de aire, especialmente a partir de la introducción de una zona de baja emisión de contaminantes o UELZ, que impone multas de hasta $ 160 a aquellos vehículos que contaminan por sus gases de combustión.

“Ninguna otra ciudad está haciendo lo que hacemos, imponiendo más regulaciones, restricciones y tolerancia cero para vehículos que contaminan. En septiembre impondremos nuevas medidas para reducir aún más la polución”, continuó.

Activistas por el medio ambiente indicaron que las autoridades de Londres y del país no están haciendo suficiente al respecto.

Alan Andrews, abogado del grupo ecologista ClientEarth, dijo que el informe “pone más presión al gobierno para que presente un plan claro con el fin de reducir la polución de carros a diésel”.

“Estas muertes prematuras son solo la punta del iceberg. Por cada persona que muere como consecuencia de la polución del aire, muchas más se enferman o tienen que ir a un hospital debido a la contaminación en la ciudad”, destacó.

Philip Insall, director del área de salud del grupo benéfico Sustrans, indicó que la evidencia por el daño que está causando la polución del aire en Londres a la salud de los habitantes “es tan alarmante que el gobierno no puede quedarse de brazos cruzados”.

Jenny Bates, que hace campaña contra la polución del aire para el grupo ambientalista Amigos de la Tierra, dijo que la población “no puede optar por el aire que respira”.

“Esto significa que debemos redoblar los esfuerzos, dejar de dar vueltas y tomar acciones inmediatas, como utilizar carros menos contaminantes, reducir el tráfico vehicular, además de invertir más en bicisendas”, sostuvo.

El documento del King’s College también destacó que unas 2.411 internaciones al año en hospitales de Inglaterra se deberían a problemas como consecuencia de la polución.

Y a nivel nacional, estimó que al menos unas 80.000 muertes prematuras al año ocurren en Gran Bretaña debido a los contaminantes en el aire NO2 y PM2.5.

El informe se publicó el mismo día que Transport for London anunció que 2 líneas de autobuses utilizarán 51 vehículos eléctricos a partir del próximo año. El primer autobús rojo de 2 pisos totalmente eléctrico entrará en circulación en Londres en octubre. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: