Entrevista / Stalin Santacruz / Titular de la comisión interventora del CES en la Universidad Técnica Eloy Alfaro de Manabí

La intervención de la Uleam ha revelado docentes impagos y títulos falsos

Entrevista / Stalin Santacruz / Titular de la comisión interventora del CES en la Universidad Técnica Eloy Alfaro de Manabí
03 de julio 00:00

El pasado 4 de mayo los estudiantes y las autoridades de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (Uleam), en Manta, recibieron la decisión del Consejo de Educación Superior (CES) sobre la intervención académica y administrativa de la institución.

La decisión fue tomada porque el centro de estudios superiores se encuentra en una “situación que violentaba su normal funcionamiento”.

El plazo de esta medida es 90 días y ya han pasado cerca de 2 meses de la intervención. El representante del CES en la universidad, Stalin Santacruz, explica cuánto se ha avanzado. 

¿Cuál fue el detonante para proceder con la intervención?

Con el cese de las funciones del doctor (Medardo) Mora, en marzo de este año, el CES facultó a la Uleam para que se convoque a consejo universitario y se designe al rector y a los vicerrectores encargados.

El problema es que el consejo universitario se instaló sin haber quórum. Además, las autoridades encargadas, entre estas el rector (Antonio Hualpa), no cumplían los requisitos que demanda la Ley Orgánica de Educación Superior.

Son estas 2 situaciones, que por ser de carácter ilegal, podían producir estados de intranquilidad y violencia en la comunidad universitaria.

¿Cuál es el rol de la Comisión Interventora que dirige?

La comisión no es una autoridad de la universidad, sino que trabaja paralelamente, en este caso da apoyo a las autoridades máximas.

Estamos recibiendo denuncias. El rector es independiente. Los procesos de intervención pueden ser de 2 tipos.

En nuestro caso es una intervención puntual, que tiene una duración de 90 días con una posible prórroga, dependiendo de cómo sean las circunstancias.

Es integral, lo que involucra los procesos académicos, administrativos y financieros.

¿Qué trabajo se ha realizado hasta el momento?

Uno de los objetivos primordiales eran la designación de máximas autoridades, es decir una rectora (Amalia Reyes, de manera encargada), un vicerrector académico y un vicerrector administrativo, quienes ya fueron posesionados (el pasado 21 de mayo).

Con la designación de las máximas autoridades hubo un estado de tranquilidad en la comunidad universitaria. La rectora se ha encargado de designar a los decanos del nuevo consejo universitario.

¿Por qué las facultades quedaron en acefalía?

Los decanos anteriores cesaron en sus funciones con el doctor Mora. Deberían subrogar los primeros vocales, pero ellos no cumplen los requisitos que demanda la Ley Orgánica de Educación Superior, por eso se produjo la acefalía.

Para ser decano deben tener título de cuarto nivel, tener publicaciones en revistas indexadas o trabajos pertinentes en el área de experticia y haber desempeñado funciones de docente por un período mínimo de 5 años.

El mayor problema que se presenta es no tener publicaciones en revistas indexadas y eso se repite en la mayoría de las universidades en el país, porque las publicaciones van de la mano con trabajos de investigación y esto ha sido nulo en la Uleam.

¿Qué le falta por cumplir a la Comisión?

Llamar a elecciones de las máximas autoridades, es decir rector y vicerrectores. Dentro de los 3 meses, por lo menos ya debe convocar el proceso.

Además debemos continuar con la acreditación universitaria, ya que seremos evaluados en diciembre.

¿Han llegado denuncias de títulos falsos a la comisión?

No podemos dar detalles de las denuncias, pero sí las hemos recibido y miembros del Consejo de Educación Superior analizan el tema de posibles títulos falsos.

¿Qué problemas ha observado en cuanto a la infraestructura y docentes?

Las mayores denuncias que más hemos recibido son de docentes que están impagos. Ejercen desde que inició el semestre (20 de abril) y sin firmar contratos.

La rectora avanza con el proceso de regularización. Hay problemas en las facultades de Sociología, por ejemplo, donde los estudiantes necesitan 5 aulas. (I)