La 6 de Marzo se alista para nueva feria de fin de año

- 22 de noviembre de 2019 - 15:14
En los últimos meses del año se activan talleres en la calle 6 de Marzo, donde se fabrican los monigotes.
Fotos: Danny Mera / Medios Públicos

Es 21 de noviembre de 2019 y en la calle 6 de Marzo de Guayaquil se observa un intenso movimiento.

Con herramientas y otros implementos en mano, hombres y mujeres dan los últimos toques a decenas de muñecos de papel, que en cuestión de pocos días inundarán esta tradicional calle que une al centro con el sur porteño.

Entre esos trabajadores se encuentra William Soto, quien a sus 21 años dice que lleva más de 10 dedicado a la fabricación de monigotes, que son quemados el 31 de diciembre como una antigua tradición para despedir el año.

Este emprendedor sostiene que en los tres últimos meses del año alquila un local situado en la esquina que da a la calle Letamendi. Ese espacio lo convierte en un taller donde aplica sus conocimientos para armar los muñecos que luego venderá.

“Este trabajo es sacrificado”, confiesa Soto, al indicar que durante los últimos meses casi no duerme por la cantidad de trabajo que tiene que cumplir.

También le toca hacer turnos de 'guardia' con sus dos ayudantes para cuidar los moldes y otros muñecos a medio terminar que los ubica en la acera fuera del local para que se termine de secar el pegamento y la pintura.

Revela que para realizar sus monigotes compra los moldes en valores que van de 40 a 80 dólares de las figuras que va a realizar. Estos moldes son fabricados con papel y fibra de vidrio por artistas que también residen en la calle 6 de Marzo.

Luego de que cuenta con los moldes, estos los cubre de vela derretida o aceite y luego los cubre con papel periódico, cinta adhesiva y pegamento a base de almidón.

Después que se seca la cubierta de papel, con una cuchilla la separa en dos partes del molde y luego la une y tiene prácticamente armado un muñeco.

Finalmente viene una cobertura de papel blanco y el toque de pintura a mano o soplete, con lo cual queda listo el monigote.

Dependiendo el porte, los detalles artísticos o la demanda, los muñecos pueden llegar a tener costos que llegan a los 80 y hasta 300 dólares.

A lo largo de unas 15 cuadras se ubican otros talleres o simplemente en los portales, donde artesanos apuran sus obras para obtener ganancias.

Alberto Livington, quien tiene un taller en 6 de Marzo y San Martín, señala que realizan una importante inversión, cuyos frutos los ven ya al finalizar diciembre.

Y es que cada año la competencia es más dura -asegura- por la gran cantidad de muñecos y por la calidad de algunos, lo que hace que bajen de precio y no justifique la inversión.

Enrique Miranda, otro artesano, revela que cada tramo de la calle 6 de Marzo prácticamente tiene 'dueño'.

“No tienen título de propiedad ni nada, pero cada uno de los comerciantes ya sabemos a quién le corresponde cada espacio, ganado por la presencia cada año”, manifiesta Miranda, quien exhibe unos monigotes de series animadas en el sector de la intersección con Gómez Rendón.

Todo será cuestión de días. Las aún transitadas avenidas y aceras serán copadas por los años viejos. La feria entrará en todo su esplendor y así se despedirá un año más en la comercial urbe porteña. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo