'Mujeres en la publicidad del Ecuador', un libro de cabecera vs estereotipos

- 21 de enero de 2020 - 00:00
Un gran paso es estar conscientes de este fenómeno y tomar medidas para poder decidir y no cometer tanto automaltrato, asegura la autora.
Foto: John Guevara / El Telégrafo

La catedrática Jenny Pontón, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), ha publicado una investigación sobre cómo se han arraigado en la sociedad ecuatoriana patrones estéticos hegemónicos que impone el mercado.

En el texto Mujeres en la publicidad del Ecuador: de las imágenes a los cuerpos se analiza a través de la historia cómo ellas, independientemente de su estatus, idealizan sus cuerpos y son inducidas a disciplinarlos.

“Esa sobreexposición y bombardeo de imágenes de esos cuerpos idealizados y  cómo nos llegan a las mujeres y cómo nos vinculamos y relacionamos con esas imágenes, son las que nos mantienen a toda la sociedad, especialmente a las mujeres, con una inconformidad con nuestros cuerpos, luchando con estos referentes que nos son reales, pero que al mismo tiempo nos determinan cómo debe ser en las mujeres su corporalidad”, apunta la experta.

Para Pontón, doctora en Ciencias Sociales, se trata en este caso de “ideales fabricados desde una industria del espectáculo y de una industria de la belleza y consumo hegemónicos”.

Apunta que el hecho de que rija una mirada masculina desde la publicidad está condicionado, además, por el hecho de que más hombres que mujeres estén detrás de una cámara fotográfica o de cine y televisión.

“La mirada masculina cosifica; incluso las mujeres mismas tenemos esa mirada porque hemos asumido que es el deber ser de las mujeres”, señala.

Respecto a cómo eludir esos patrones, instalados y naturalizados en la contemporaneidad, expone que es complejo porque se trata de una fuerza hegemónica mundial, reproducida en Ecuador.

Sin embargo, dice, sí se puede revertir este fenómeno. “Lo primero es estando conscientes de que esas imágenes no son reales y tomar un poco de distancia sin necesidad de verlo como el bien o el mal, pero conscientes de que esto es una imagen construida que no es lo que uno debe ser y poner límites a eso”, anota. (I)

Medios Públicos EP