Universitarios diseñan tecnología para las personas con discapacidad

- 03 de diciembre de 2019 - 00:00
Javier Jácome estudió mecatrónica en la Universidad UTE de Quito y el año pasado diseñó la silla bipedestadora, que se convirtió en su tema de tesis.
Foto: Archivo / El Telégrafo

En los últimos tres años, los alumnos de educación superior han desarrollado en el país una mayor cantidad de inventos para mejorar la calidad de vida de quienes padecen alguna limitación que les impide tener una vida normal.

En los últimos 3 años, las aulas universitarias del país se han convertido en los espacios de desarrollo tecnológico para facilitar la vida de las personas con discapacidad, a quienes se recuerda este martes 3 de diciembre de 2019 en su día internacional.

Ese fue el caso del imbabureño Carlos Obando, quien mientras estudiaba ingeniería en mecatrónica ya visualizaba la aplicabilidad de lo aprendido en clase. Su idea siempre se centró en diseñar tecnología para que las personas con algún tipo de deficiencia puedan desarrollar lo más normal posible su vida.

Así nació la empresa Talov, junto a su amigo Hugo Jácome crearon en 2017 su primera aplicación móvil, Speakliz, destinada a quienes tienen deficiencia auditiva.

Para la implementación de esta app utilizaron un brazalete -reloj inteligente- con sensores que detectan y traducen en tiempo real (a voz y texto) el lenguaje de señas entre las personas con deficiencia auditiva. “Esto permite que cualquier persona que no sepa lenguaje de señas pueda comprender a los sordos”.

La aplicación es universal, está disponible en 35 idiomas y al momento cuenta con más de 7.000 usuarios en 84 países del mundo. Esta aplicación está disponible para los sistemas Android y Apple. En ambos casos existen planes de suscripción. El mensual es de $ 4,99, el anual de $ 39,99 y el de por vida, de $ 149,99.

Estos precios rigen para personas extranjeras. A los ecuatorianos, los creadores entregan la app de forma gratuita.

Además, los integrantes de Talov este año diseñaron además la aplicación Speakliz Vision, que es finalista del concurso “Una idea para cambiar el mundo” 2019. Esta app permite identificar miles de objetos y sus distancias, lugares, colores, así como billetes de varias divisas del mundo. También ofrece lectura de textos.

Dispositivo de ayuda visual

Otro invento que nació de  jóvenes universitarios es HandEyes, que también está destinado a personas con deficiencia visual.
Este dispositivo alerta sobre la cercanía de los objetos a través de la emisión de un sonido y una vibración que permite a la persona con discapacidad detectar el obstáculo ubicado en la parte superior de su cuerpo: entre la cadera y la cabeza.

Esta innovación hoy es más liviana y, según Diego Aguinsaca, uno de sus creadores, mide 45 milímetros y pesa alrededor de 40 gramos.

Tras ganar el concurso ”Una idea para cambiar el mundo”, de History Channel, en 2016, los creadores decidieron entregar estos dispositivos gratuitamente a las personas de escasos recursos económicos del país.

Por eso, el año 2018 iniciaron un recorrido por varias ciudades del territorio nacional. Con apoyo de la empresa privada entregaron de forma gratuita alrededor de 100 dispositivos HandEyes.

Este año 2019 continuarán con este proyecto, pero en esta ocasión entregarán 300 dispositivos y visitarán 15 ciudades. Aguinsaca mencionó que su empresa lleva adelante investigaciones para nuevos productos que ayuden a personas con deficiencia visual.

La silla bipedestadora

En 2018, Javier Jácome, de la UTE, diseñó una silla bipedestadora para darle independencia a las personas que padecen paraplejia.

Su invento permite que el asiento de la silla de ruedas se eleve y ubique al usuario de forma vertical para aliviar al cuerpo de la posición rígida en la que se encuentra.

El mecanismo convierte el movimiento de rotación de un motor de batería en uno lineal (de empuje y halado). Para activar el mecanismo solo se necesita aplastar un botón. Además, cuenta con fajas para sujetar el pecho y las extremidades inferiores, con lo que se garantiza la estabilidad del usuario mientras se pone vertical.

Deficiencias
Prevalencia en hombres
Según el Consejo Nacional para la Igualdad de las Discapacidades (Conadis) entre las personas registradas por el organismo existe  prevalencia de  la deficiencia física en 46,65%  con un predominio en el género masculino.

22 por ciento es la prevalencia de la discapacidad intelectual en el país, entre los registrados.

Discapacidad auditiva
La tercera discapacidad con más personas registradas es la auditiva, con el 14,06%, seguida de la visual, con el 11,73%. En el país existe alrededor de 500.000 personas con alguna discapacidad. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo