IESS promueve servicios para adultos mayores

La directora del IESS desvirtuó los rumores de la renuncia del presidente del Consejo Directivo de la entidad.
19 de julio de 2017 00:00

Treinta trenes de madera se desplegaron en una consola. Un grupo de personas se acercó para observar el Ferrocarril del Ecuador. En una pieza de acero se colocó otro modelo a escala de la locomotora de colores rojo y negro.

Raúl Miranda, exempleado del Departamento de Contabilidad de la Empresa de Ferrocarriles del Ecuador, narró a los transeúntes la historia de una de las maquinarias más grandes de la transportación.

“Cuando hablo con las personas sobre el ferrocarril revivo buenos tiempos”, comentó el hombre, de 68 años.

La exposición la hizo ayer durante la feria ideada para las personas de la tercera edad. Esta actividad se desarrolló en la sede del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) que funciona en la avenida Naciones Unidas y Veracruz  (en el norte de Quito). El encuentro se efectuó por el Día del Jubilado.

A nivel nacional -según los datos de la rendición de cuentas del IESS 2015- existen 398.618 pensionistas.

Los adultos mayores se acercaron para conocer los servicios a los que pueden acceder. Ellos obtuvieron información en 20 carpas, donde se ofrecieron diversas charlas.

La cobertura de montepío, la jubilación y el seguro de pensiones son algunas de las asistencias a las que tienen derechos los asegurados a la institución.

El ejercicio

También se habilitó una cancha para que los beneficiarios asistan a clases para fomentar la actividad física, especialmente de baile y gimnasia. Esto fue aprovechado por Marcia Ruales, de 64 años, quien se jubiló hace cuatro. Ella fue profesora de la escuela Avelina Lasso de Plaza, en el sector la Villaflora.

La mujer es madre de siete hijos, quienes viven con sus propias familias. Este año, Marcia se registró en los talleres de pintura, baile y literatura. “Los viejitos somos personas activas que queremos ser tomadas en cuenta en las actividades que se organizan. Tenemos mucho que ofrecer”.  

Durante el evento, Geovanna León, directora general del IESS, señaló que la política de la entidad es mantener calidad de vida en los jubilados.

Hasta julio de 2017 los jubilados recibieron una pensión de $ 563,25; una de las mensualidades más altas de la región andina.

En 2006 la pensión jubilar era de $ 284 y en 2016 ascendió a $ 552.

Dentro de la gestión en infraestructura se impulsó la construcción de unidades médicas especializadas en geronto-geriatría en Santo Domingo de los Tsáchilas y Azogues. 

En la actualidad se promueve la consolidación del Programa Nacional de Protección de Envejecimiento Activo, a través de los centros de atención del adulto mayor. Solo en Quito hay 5.000 jubilados que asisten a los talleres. Ellos están inscritos en clases de música, bailoterapia, manualidades y deportes.

La deuda con el IESS

Durante el evento, la directora general del IESS informó sobre las gestiones que cumple la entidad después de que la Contraloría General del Estado dispusiera reincorporar el rubro correspondiente a los valores adeudados por el Estado por prestaciones médicas.

Tras reiterar que Richard Espinosa, presidente del Consejo Directivo del IESS, se mantiene en el cargo, indicó que se cumplen con todas las recomendaciones de la Contraloría sobre la restitución de los valores en el asiento contable.

Ella explicó que no ha existido una determinación de estos valores por parte de la Contraloría, pero ya se puso en conocimiento al Ministerio de Finanzas este informe.

Geovanna León añadió que el siguiente paso dentro de ese proceso será la verificación por parte de la misma entidad de control que evidencie que se están siguiendo las sugerencias.

“Se está haciendo lo que se llama técnicamente un examen de revisión de resultados y se ha podido verificar que las autoridades cumplieron con la recomendación de la institución”. (I)

 Datos

El IESS informó que dotó de los recursos para atender a pacientes con enfermedades catastróficas y se repotenció el área de oncología en el Hospital Carlos Andrade Marín (Quito). 

La institución tiene previsto pasar de 12 a 50 camas en el área de oncología y  25 nuevos sillones para quimioterapia ambulatoria. Además se instalará el nuevo bloque exclusivo para trasplantes.

También se ejecuta el hospital Quito Sur que contará con 450 camas y la atención en 36 especialidades y 10 quirófanos con lo que se pretende beneficiar a 1,2 millones

de usuarios.

La directora general de la entidad adelantó que mejorará el call center y el Centro Médico Geronto Geriátrico en Quito (tiene 3.000 m2 de extensión).

Pensionistas participaron en actividades físicas durante la feria que se realizó en su día.
Foto: Mario Egas / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado