Huertos comunitarios alimentan a cientos de familias en la emergencia sanitaria

15 de abril de 2020 10:47

Cientos de familias en situación de vulnerabilidad reciben alimentos saludables: frutas, verduras y hortalizas, que se cosechan en los 21 huertos comunitarios, 73 familiares y 5 invernaderos, de las urbanizaciones de la Misión Casa para Todos a escala nacional.

Esta iniciativa de agricultura urbana liderada por Rocío de Moreno, presidenta ad honórem del Plan Toda Una Vida, y que ejecuta el Gobierno Nacional a través de la Secretaría PTUV, forma parte de la Estrategia de Fortalecimiento Comunitario y soberanía alimentaria que constituye un modelo de convivencia, solidaridad, resiliencia y sostenibilidad entre las familias y vecinos.

“Los huertos comunitarios y familiares se han convertido en una fuente de alimentación para todos, las cosechas se reparten con las familias que más lo necesitan. Esto demuestra que nuestro constante trabajo da resultados y que en momentos difíciles es cuando debemos estar más unidos”, manifestó Rocío de Moreno.

En la urbanización La Dolorosa ubicada en Atuntaqui, se cosecharon más de 20 variedades de vegetales como: lechuga, brócoli, coliflor, rábanos, entre otros, que fueron distribuidos entre los vecinos que viven en situación de vulnerabilidad.

“La comercialización de los productos que cultivamos representan un ingreso económico para las familias, sin embargo, debido a la emergencia sanitaria, hemos donado a quienes más lo necesitan, como un acto de generosidad y solidaridad”, sostuvo Alfredo Terán, vecino de la comunidad de La Dolorosa.

Varias lideresas que viven en la urbanización Ceibos Renacer en Manabí, cosecharon vegetales con los que elaboraron varios kits alimenticios para donarlos a cientos de familias y vecinos. “Por la situación que estamos atravesando debemos apoyarnos todos para salir adelante”, indicó Verónica Silva, quien prepara junto a sus compañeras una nueva cosecha para seguir distribuyendo pepino, tomate y pimiento.

Ángel Díaz vive en la urbanización Dulce Amanecer en Pujilí, tiene discapacidad física, él recibió de la mano solidaria de sus vecinos: pimientos, tomate, lechuga, arroz y otros productos para alimentarse junto a su madre adulta mayor.

Más de cuatro mil familias de las urbanizaciones de Casa Para Todos, demuestran los principios de comunidad, solidaridad, corresponsabilidad, empoderamiento, liderazgo ambiental y participación comunitaria.(I)