Galápagos, Carchi, Pichincha, Cotopaxi e Imbabura presentan incremento en casos positivos

Las últimas pruebas muestran que la mayoría de los nuevos brotes son por “transmisión silenciosa”.
17 de enero de 2021 16:20

Este domingo 17 de enero de 2021, según datos actualizados de las autoridades de Salud, indican que Galápagos, Carchi, Pichincha, Cotopaxi e Imbabura son las provincias con el mayor incremento de casos al comparar la tasa acumulada de esta semana respecto a la previa.

Las provincias que menor crecimiento muestran son Sucumbíos, Orellana, Esmeraldas, Zamora y Guayas.

A mediados de diciembre (semana del 13 al 19 de diciembre) la tasa de incidencia acumulada para Ecuador fue 1.282 casos por cada 100.000 habitantes y en esta semana es 1.451 casos por cada 100.000 habitantes.

El número acumulado de casos confirmados dividido para la población de cada provincia (tasa de incidencia acumulada) acumulados a los días sábado 26 de diciembre, 02, 09 y 16 de enero de 2021 (semanas epidemiológicas 52 y 53 del 2020 y semanas 1 y 2 del 2021, respectivamente), refleja que todas las provincias siguen con incremento, debido a la transmisión comunitaria de la covid-19.

El 86,11% de los pacientes cumplen la definición de recuperados, cifra acumulada desde el inicio de la pandemia y con pequeñas variaciones.

Pruebas

Asimismo, el número total de pruebas RT-PCR en cada provincia acumulado a lo largo de toda la pandemia se presenta mediante la tasa por cada 100.000 habitantes (tasa de cobertura por cada 100.000 hab).

La evolución de este indicador muestra que en la última semana las provincias Galápagos, Carchi, Pichincha, Morona e Imbabura son las que más han incrementado.

Las provincias que muestran un incremento menor respecto a la semana previa son Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo y Sucumbíos.

El promedio del número total de pruebas RT-PCR para el país, acumulado a lo largo de toda la pandemia hasta el sábado 9 de enero es 5.575 pruebas por cada 100.000 habitantes (IC95% 5.400-5.700).

La diferencia de este valor respecto al promedio de la semana previa muestra un incremento de 226 pruebas por cada 100.000 habitantes y respecto a mediados de diciembre de 529.

El porcentaje de positividad promedio en el país, acumulado al sábado 26 de diciembre es 29% (IC95% 21-39), con un incremento de cinco puntos porcentuales respecto a la semana anterior y ocho puntos respecto a la semana del 13 al 19 de diciembre; es decir, previo a las festividades de diciembre.

En esta semana se observa el incremento en las 24 provincias.

Una de las principales fuentes de transmisión son las reuniones familiares con más de 10 personas, en espacios sin ventilación y por más de dos horas.

Las últimas pruebas científicas muestran que la mayoría de los nuevos brotes pueden atribuirse a la “transmisión silenciosa”: una combinación de la etapa presintomática y las infecciones asintomáticas.

En consecuencia, aunque todos los casos sintomáticos sean aislados, se deben aislar las personas con infecciones silenciosas, por lo que es clave la localización rápida de contactos y la realización de pruebas que identifiquen los casos asintomáticos y presintomáticos, a fin de disminuir la velocidad de la transmisión y minimizar el riesgo de resurgimientos de nuevos brotes.

Recomendaciones

Lavado de manos y limpieza de superficies constantemente, el uso adecuado de la mascarilla, el distanciamiento social, la ventilación de los espacios todo el tiempo de las reuniones a través de ventanas, puertas abiertas y no caminar por los corredores de centros comerciales mientras consumen alimentos (por ejemplo, helados, chupetes, etc).

Los reencuentros familiares deben mantener un mínimo de personas, por corto tiempo, en lugares bien ventilados y, si un integrante de la familia se ha sentido enfermo en los últimos siete días, no acuda.

Si una persona con sospecha de contagio o que haya empezado con síntomas (incluso si aún no tiene una prueba positiva) debe aislarse lo más rápido posible. Sus contactos cercanos de los últimos siete días también deben empezar el aislamiento preventivo, ya que pueden estar en el periodo presintomático.

No cumplir estas medidas y asumir que “a mí no me dará la covid” conlleva el altísimo riesgo de nuevos brotes, ocupación de camas de hospital de manera súbita y fallecimientos. (I)