El ejemplar emblemático murió por impactos de municiones en una pierna y las alas

‘Felipe’ era el único cóndor que podía ser rastreado

- 23 de abril de 2014 - 00:00
‘Felipe’ era un cóndor joven liberado en julio del año pasado. Volaba con frecuencia en la zona de los parques Nacional Cotopaxi y Llanganates. Fue encontrado muerto este 12 de abril. Foto: Cortesía

El ejemplar emblemático murió por impactos de municiones en una pierna y las alas

Fue el primer cóndor en el país al que se le colocó un dispositivo de rastreo satelital. Durante 9 meses, varios científicos monitorearon sus movimientos, pero el pasado 12 de abril apareció muerto en la zona de los páramos cerca de la laguna de Salayambo, en Napo.

El ave tenía heridas por municiones de 1 centímetro de diámetro, una incrustada en la pierna y varias en las alas.“Es una gran pérdida para el país. ‘Felipe’ era una guía de estudio y un ave en extinción. No merecía morir de forma tan cruel”, dijo Hernán Vargas, científico del Peregrine Fund y miembro del Grupo Nacional de Trabajo de Cóndor Andino (Gntca), quien colocó el rastreador satelital al cóndor.

‘Felipe’ era un ave especial por su aporte a la ciencia a través del dispositivo satelital que llevaba. Por él, se descubrieron dormideros de cóndores en zonas alejadas de las áreas protegidas. También se conocieron rutas alternativas de vuelo y poblaciones de cóndores que antes no habían sido avistadas. “Sabemos que ‘Felipe’ no andaba solo.A veces convivía con 7 o 14 cóndores. Creemos que están usando las rutas de ‘Felipe’”, dijo.

La pena para quien mate a una especie en peligro de extinción podría ser hasta de 5 años de prisión.Vargas también reveló que los cóndores suelen volar en zonas alejadas a los parques nacionales donde se instalan sus dormideros. Y esa condición los vuelve más vulnerables a varios ataques, como el que le ocurrió a ‘Felipe’.

Este joven cóndor estuvo 9 meses libre por los cielos andinos. Él fue rescatado el 25 de junio de 2013 en el cantón Quijos, en Napo. Al parecer estaba perdido y en estado de deshidratación. Doctores del Hospital Docente de Especialidades Veterinarias de la Universidad San Francisco de Quito estuvieron a cargo de su cuidado. Un mes después fue liberado en el Santuario de Cóndores de Antisanilla.

El rastreador ubicaba las posiciones geográficas en las que se encontraba ‘Felipe’. Por ejemplo, se supo que gran parte del tiempo volaba entre el Parque Nacional Cotopaxi y el Parque Llanganates, en el valle de Chalupas, cerca de la laguna Salayambo, donde murió.

El dispositivo tenía un sensor de mortalidad, que alertaba a los científicos sobre esta situación cuando la señal se quedaba estacionaria. Eso ocurrió en situaciones anteriores. Por ello se realizaron dos expediciones para comprobar que el cóndor ‘Felipe’ estuviese bien. En aquellas ocasiones se lo encontró descansando en un dormidero.

50 cóndores habitan en estado silvestre en el país. Diecinueve viven en cautiverio con fines de preservación.Este 12 de abril ocurrió lo mismo, pero la suerte fue distinta. Hernán y su ayudante Santiago Khon, de Gntca, organizaron una expedición a la zona con la esperanza de hallarlo con vida. Esto no ocurrió y ‘Felipe’ yacía muerto en la tierra con sus alas extendidas.

Inmediatamente fue llevado al Hospital de la Universidad San Francisco, en donde le realizaron la necropsia. Además se entregaron informes correspondientes al Ministerio del Ambiente para que inicie las investigaciones.

Para Juan Manuel Carrión, director del Zoológico de Quito, la tristeza fue infinita. Él dice que es un ave que ha tratado de sobrevivir a los ataques de seres humanos. Esa y otras causas, provocan que ahora se encuentre en peligro de extinción.

Carrión explicó que en los últimos 15 meses en Ecuador han muerto 4 cóndores: uno en San Antonio de Pichincha, al parecer por envenenamiento; otro en Zuleta por perdigones; un tercero en Azuay por disparo de rifle, y hace seis días cayó Felipe. También aseguró que en ese tiempo se han ubicado 4 nidos en varias zonas andinas. “No hay forma de que la especie se recupere a ese ritmo, si la tasa de mortalidad es mayor a la de nacimientos registrados. Incluso hay que considerar que las cuatro muertes no han sido naturales”, señaló Carrión.

Aseguró que se reunirán esta semana con autoridades del Ministerio del Ambiente (MAE) para trabajar en una campaña educativa y ambiental dirigida no solo a la gente que vive en la ciudad, sino también a comunidades que conviven con los cóndores en libertad.

El Ministerio del Ambiente (MAE) presentó la denuncia ante la Fiscalía  para ubicar a los responsables, quien podría cumplir hasta 5 años en prisión; se trabajará con la Policía Nacional.

CAPTOR EN AZUAY CUMPLE CONDENA

Hace aproximadamente 1 año en las redes sociales se vizualizaba la foto de un cóndor capturado por comuneros de Azuay, quienes exhibían el animal.

Luego del hecho, que conmocionó a los usuarios del Twitter, el Ministerio del Medio Ambiente identificó al autor material de la captura y muerte del cóndor ‘Arturo’.

Si bien el cazador Manuel D. se refugió en las montañas para no ser apresado, luego de varios días se entregó a la justicia y en una audiencia de juicio, realizada en noviembre del año pasado, se declaró culpable del asesinato.

Manuel D. fue sentenciado a 6 meses de prisión y cumple la condena en el Centro de Rehabilitación de Cuenca, pese a que tenía 60 años. “Él está detenido desde el 6 de noviembre del año pasado y está pronto por salir en libertad”, dijo el fiscal provincial, Lizandro Martínez. Este 7 de mayo se cumplirá la sentencia.

El cóndor ‘Arturo’ habitaba en la parte occidental de Azuay, sector Gualay, perteneciente a la parroquia Victoria del Portete. Era monitoreado por activistas ambientales con la finalidad de protegerlo de captores humanos.

En Azuay, según datos de la dirección ambiental de la provincia, hay al menos 4 zonas donde habitan cóndores en estado silvestre aunque no se revelan los lugares para mantener la especie a salvo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: