El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.18/Jun/2021

Sociedad

Tendencias
Historias relacionadas

La fabricación de pianos en Ecuador guarda un siglo de historia familiar

Está considerado como el único constructor de este instrumento musical de Latinoamérica. El 17 de enero de 1995 sonaron las notas inaugurales del primer piano de media cola hecho en el país. Su trabajo es muy reconocido.
19 de abril de 2018 00:00

“Pianos Verdugo” está próxima a cumplir 100 años de historia y es en la actualidad la única fábrica artesanal de este instrumento en Latinoamérica.

Era 1949 y un adolescente llegaba a Quito desde su natal Cuenca con la intención de ser un concertista de piano en el Conservatorio Nacional de Música.

Las aspiraciones de Luis Verdugo se vieron frustradas cuando quienes evaluaban su talento le negaron esa posibilidad.

Ya son cuatro generaciones que comparten los secretos de esta actividad. Todos se dejaron seducir por el ambiente musical en el que crecieron.

Este suceso marcó un antes y un después en la historia de “Pianos Verdugo”, empresa familiar que se inició en 1920 gracias al ingenio de Daniel Verdugo Álvarez, quien fabricaba instrumentos que se utilizaban en las liturgias.

“Pianos Verdugo”, la única empresa que fabrica estos instrumentos de forma artesanal en Ecuador y Latinoamérica pronto cumplirá 100 años de historia, con más de cuatro generaciones involucradas en la restauración, afinación, alquiler y fabricación de pianos.

Daniel, único hijo de Luis, contó a la Agencia de noticias Andes que su padre, al que cataloga como un “hábil músico”, se dedicó desde joven a la reparación y mantenimiento de los pianos, vinculándose a esta actividad como ebanista y fabricante de los mismos. Desde esa época se le ocurrió la idea de elaborar un piano netamente ecuatoriano.

Ese sueño se hizo realidad en 1995, en el taller que en esa época estaba ubicado en las calles 24 de Mayo e Imbabura, esquina (Centro Histórico de Quito).

Allí vio cómo un trabajo de varios años se cristalizó con la fabricación del primer piano hecho enteramente en este país sudamericano.

“Este piano debía ser el que abra la puerta a este sueño”, destaca Daniel, quien recuerda que para ello se apoyaron en bibliografía europea y en el cúmulo de la experiencia obtenida a lo largo de los años de trabajo, lo que les permitió tener un producto que los dejó satisfechos.

Desde aquel suceso han pasado 23 años, en los que han ido perfeccionando la técnica artesanal para su fabricación, contando con una estructura lo suficientemente fuerte para que soporte todo el peso de un aparato tan grande que puede llegar hasta los 700 kg.

La madera que sirve como estructura para este instrumento es el eucalipto, que es moldeable, duradera, con características especiales, lo que garantiza un buen sonido y que tiene la capacidad de soportar las más de 400 piezas que lo conforman, entre la caja de resonancia, cuerdas, teclado y pedales.

La proyección de “Pianos Verdugo” está en mantener y mejorar la calidad de sus creaciones, para ello trabajan en la fabricación de un piano que tenga características únicas a escala mundial, que le permita al país estar a la altura de los grandes escenarios musicales y entre los predilectos de los artistas que visitan Ecuador. (I)  

Luego de construir el piano de media cola, Luis Verdugo no se conformó. Asumió un reto mucho mayor, elaborar uno netamente en el país, con materiales ecuatorianos, hecho a mano, pieza por pieza. Para él es un entretenido desafío.
Fotos: cortesía de Andes
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado