Exposiciones sociales, un ejercicio de las libertades

29 de mayo de 2013 00:00

Un grupo de mujeres baila al ritmo de reggaetón en una tarima, en una actividad que parece una fiesta al aire libre. Al movimiento de sus cuerpos -aupado por un “maestro de ceremonia”- lo acompaña un baño de cerveza sobre sus blusas blancas sin sostén por debajo, que deja en evidencia  su torso desnudo.

El festejo de las “camisetas mojadas” en la reunión de novatos de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG) -registrado y difundido en video- ha despertado comentarios en varias redes sociales: algunos enfocados desde un criterio más moral y otros desde la visión liberal del tema.

Para la psicóloga clínica Anabel Arévalo, feminista y colaboradora del Centro de Promoción y Acción de la Mujer (Cepam),  lo ocurrido en la tarima durante la fiesta está determinado por dos factores: la expresión de la sexualidad en los jóvenes y la cultura. “En este evento es notable la ‘cosificación’ de la mujer. El patrón cultural machista está impregnado. Crecemos en ese ámbito en cuanto a la imagen femenina expuesta para ser objetivizada”. En este caso en particular, la especialista considera que se genera una especie de algarabía y una  presión social que facilita la desinhibición.

El acto de revelar la vida privada en Internet es un comportamiento  de la “Generación Y”La psicoanalista Jéssica Jara realiza una lectura similar de este tema. “Es una novatada, son chicos que recién ingresan y es más fácil dejarse llevar. Cuando hay fenómenos de masa, de grupos, de gente de la misma edad que se reúne, se encuentra una especie de apoyo para hacer cosas que individualmente no se harían. Hay un rompimiento por el hecho de estar juntos. Es como que dejaran de lado sus propios límites y su singularidad”.

Para ellas, hechos como este -sin embargo- hablan acerca del albedrío individual. “Nadie las obligó a subir a la tarima. Ellas estaban allí haciendo uso de su libertad”, indica Arévalo. “Hay algo también relacionado con  la igualdad. Es preguntarse: “¿Y por qué no puedes hacerlo?”.

Para Miguel Muñoz, estudiante de la Universidad Católica, lo único cuestionable del hecho es determinar si los fondos para la realización de esta fiesta provienen de la misma institución. “Es importante que el dinero de la universidad se invierta en otras cosas, no en eventos donde la gente está bailando y bebiendo”.

En oposición al criterio de las autoridades de la universidad, para este alumno la imagen de la institución no se afecta con la difusión de este video. “Es algo que se da en muchas otras partes, fiestas de este tipo o peores que no salen a la luz porque nadie las graba”.  

Para él, es importante determinar bajo qué criterios y estatutos específicos se evalúa la imposición de eventuales sanciones.

La tecnología, ¿una desventaja?

Para el ingeniero informático Alejandro Varas, las aplicaciones y dispositivos móviles facilitan el registro y “viralización” de videos para luego ser expuestos en los medios digitales de acceso libre, como Facebook, Twitter y YouTube.  

“El acto de publicar y revelar la vida privada en Internet es un comportamiento típico de la ‘Generación Y’ o ‘millennials’. Gracias a ese narcisismo digital, que es considerado normal en los jóvenes de hoy, podemos encontrar que sucesos cuestionables por personas de moral conservadora sean expuestos con tranquilidad”, expresa el jefe de proyectos  de Domo Soluciones Web.

Varas concluye que a este fenómeno se debe agregar la curiosidad, el morbo de ver y saber, lo que hace que estas publicaciones se vuelvan populares y superen en algunos casos las cinco mil reproducciones en menos de 2 días.

AUTORIDADES DE UCSG ANALIZAN SANCIONES

Luego de la difusión del video de la “fiesta de novatos” organizada por la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG), que se realizó el pasado jueves 23 de mayo en un complejo de la Vía a la Costa, las autoridades de este centro de estudios y organizadores del evento se  pronunciaron respecto al tema.

La noche del pasado lunes, la organización estudiantil manifestó en un comunicado difundido por redes sociales, que en “un momento no programado durante la actividad, un grupo de personas que aún no ha sido identificado protagonizó un espectáculo que rechazan rotundamente”.

Además, aseguran que iniciarán un proceso investigativo, deslindando de responsabilidad a las autoridades de la UCSG en el auspicio de la fiesta.

Por su parte, el consejo universitario -compuesto por las autoridades, decanos de las facultades, directores de carreras y representantes de la Federación de Estudiantes- se reunió este martes para tratar varios temas, entre ellos la investigación para determinar quiénes fueron los responsables de la actividad.

Según las autoridades de la UCSG, se ha dispuesto que la Comisión de Ética inicie un proceso de indagación. Asimismo, indican que la sanción se establecerá de acuerdo a lo estipulado en la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES).

Contenido externo patrocinado