Evangélicos, a favor del COIP

20 de octubre de 2013 - 00:00

La Asociación de Pastores Evangélicos del Ecuador (APEE) coincide con la postura del presidente de la República, Rafael Correa, de que no se despenalice el aborto en el país porque  sería un “acto criminal”.

Así lo dijo ayer el pastor Héctor Zapata, vocal principal de la APEE, quien indicó que la iglesia evangélica defiende la vida desde el momento de su concepción.

Zapata está de acuerdo con el Código Orgánico Integral Penal, (COIP), que trata sobre el aborto con muerte, no consentido, consentido y no punible desde   el artículo   147 hasta el 150.  

Agregó que se ofrecen dos alternativas para esta situación, la primera hace énfasis en que la víctima de violación tome dentro de las 24 horas la pastilla del día  para evitar quedar embarazada y la otra opción, que las madres den en adopción a sus bebés a  entidades encargadas, entre estas el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

“Me parece una buena idea que se sancione a los médicos que realizan esta práctica y se cierren las clínicas abortivas”, manifestó el pastor.

No obstante, consideró que sería oportuno brindar una ayuda sicológica y espiritual a las mujeres que   decidieron no tener a su niño.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Ecuador existen 125.000 mujeres que abortan anualmente, lo que significaría que cada 4,5 minutos hay un nuevo caso.      

“El aborto inseguro es la primera causa de morbilidad femenina y está entre las tres primeras causas de muerte materna. La mujer con medios suficientes paga un procedimiento seguro, mientras que la  pobre se arriesga a morir”, detalla el informe.

Jackeline Salas, miembro activo de la APEE, señaló que la iglesia evangélica no está para polemizar  con  este tipo de problemáticas, sino más bien para ayudar.

“Queremos ser un aporte para las autoridades en lo que respecta al aborto, a través de fundaciones y asociaciones en las que sean atendidas las madres que han sido víctimas de un procedimiento como estos”, explicó Salas.

Secuelas síquicas

En un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, Inglaterra,  a  pacientes con  ocho  semanas de haber abortado, los investigadores hallaron que el 44% se quejaba de trastornos nerviosos, el 36% había sufrido alteraciones en el sueño, el 31% estaba arrepentida por la decisión tomada y el 11% se le había  prescrito  fármacos  sicotrópicos por su médico de cabecera.

Según  la  sicóloga clínica y terapista familiar Magdalena Narváez, las mujeres que han abortado tienen más probabilidades que otras de ingresar posteriormente a un hospital siquiátrico. Adolescentes, mujeres separadas o divorciadas, y aquellas en cuya historia clínica figura más de un aborto, encaran un riesgo, especialmente, alto en sus vidas.

“Estos sentimientos reprimidos son susceptibles de causar afecciones sicosomáticas y siquiátricas o de conducta en otras facetas de la vida de la mujer, incluso en muchos casos llegan hasta la muerte por el sentimiento de culpa que tienen al negar una vida”, refirió la especialista.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP