Beneficios de especies ancestrales se mantienen en mercados

- 10 de julio de 2018 - 00:00
En los mercados es común ver este tipo de plantas. Las personas mayores son las más creyentes en el potencial que tiene. La manzanilla es la especie más solicitada.
Fotos: cortesía de EL Tiempo

Quienes expenden estos productos aseguran que tienen la cura para muchas enfermedades. Existen sitios estratégicos en donde se los comercializa.

Las hierbas son la medicina casera por excelencia. Las abuelas saben cuál y cómo combinarlas para combatir diversos problemas estomacales, desde dolores hasta indigestión, tensión y otras dolencias, incluso hay las que ayudan a dar a luz.

Algunas son nativas del actual Ecuador, lo que permitió que nuestros ancestros las utilicen. Y fue a través de la tradición oral que el conocimiento se transmitió de generación en generación.

La mashua, especie de papa amarga, por ejemplo, se ha encontrado desde siempre en territorio ecuatoriano. Es una planta nativa que, según explica María Llivizaca, trabajadora del mercado 10 de Agosto, es perfecta para prevenir el cáncer de próstata y sanarlo.

Llivizaca es oriunda de la parroquia Baños y conoció los beneficios de las plantas por su abuela María, quien le enseñaba a diario para que le ayudara a trabajar en casa, donde hacían limpias energéticas, aguas curativas y baños sanadores por excelencia.      

Sabe cuál es el potencial de cada planta y por eso prefiere no dar detalles de la preparación ni la combinación que se debe hacer porque, asegura, podría ser peligroso si alguien sin conocimiento lo intenta.

Sin embargo, otra experta, María Sánchez, señala que el toronjil es calmante, la valeriana es sedante, la guayusa energizante, el orégano alivia dolores estomacales, el anís español combate las flatulencias, el llantén es diurético, la mashua combate los problemas de próstata, mientras que la ruda ayuda en la labor de parto, además de aliviar cólicos se debe tener cuidado porque puede ser abortiva.

Entre las que más se venden en los mercados destaca la ruda, que también es usada para hacer las limpias energéticas y aunque esta tiene un origen español fue acogida por las mamas y los taitas para hacer aguas y sacar todo lo malo.

La guayusa también es originaria de estas tierras, afirma Sánchez, quien comenta que el uso de esta planta es una herencia de los pueblos de la Amazonía que desde siempre han tenido intercambio con los de la Sierra.

La ortiga es otra de las plantas que se encuentran en los mercados: en el 9 de Octubre, las vendedoras de frutas y hortalizas suelen tenerla por ser de las más pedidas. Indican que es buscada para controlar hemorragias producto del sangrado menstrual.

Aunque es más conocida como la planta con la que se “castiga” en la justicia indígena a quienes se desequilibran, causa picazón e irritación en la piel.

Cada planta tiene una propiedad sanadora, por lo que en los mercados las vendedoras pueden orientarle; la mayoría aprendió de familiares sabios.

Los mercados ofrecen toda una farmacia natural certificada con la sabiduría popular. Si va, converse con sus vendedoras para sacar provecho a las infusiones, “aguas de vieja”, o té. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: