La matrícula se ha incrementado del 26% al 50% en quito, según el titular del senescyt

En Pichincha: 419 estudiantes obtienen becas nacionales

La matrícula se ha incrementado del 26% al 50% en quito, según el titular del senescyt
18 de febrero de 2014 00:00

Juana Chico, de 20 años, es la quinta de seis hermanos. Si algo caracteriza a este grupo familiar es que todos fueron abanderados, excelentes estudiantes en el colegio. Lamentablemente, la mayoría de ellos no asistió a la universidad porque sus padres no tienen los recursos para costear sus estudios.

Hace un año y medio, este panorama al que estaban habituados cambió, cuando el Instituto Ecuatoriano de Crédito Educativo y Becas (IECE) le informó a Juana que era una de las 372 acreedoras de una beca de estudios dentro del programa de beneficiarios del bono de desarrollo humano.

Ayer, en el parque Bicentenario, en Quito, las autoridades principales del IECE y de la Secretaría de Educación, Ciencia y Tecnología (Senescyt) le entregaron -de forma simbólica- un diploma que le adjudicaba la beca. También a otros estudiantes, quienes forman parte del grupo de Alto Rendimiento por el excelente puntaje, que cursarán carreras de interés público.

En Pichincha, se adjudicó becas a un total de 419 estudiantes, quienes rindieron la prueba del Examen Nacional de Educación Superior (ENES).

Previo a ingresar a la universidad, ellos cumplirán una etapa de nivelación en la que recibirán 170 dólares. Una vez que entren a la institución la ayuda económica ascenderá a 340 dólares durante el tiempo de estudios.

Para mantener las becas deberán cumplir con una calificación mínima de 8 puntos sobre 10 durante la carrera, no faltar a clases y elaborar reportes de sus notas.

Juana, quien ama la agronomía, ahora cursa el tercer semestre de la carrera de Ingeniería Agrónoma en la Universidad Central.

“La beca me ayuda bastante, puedo solventar mis gastos e independizarme. Yo recibo un sueldo mínimo mensual”, dice la joven estudiante, a quien le gustaría hacer su maestría en la Universidad Zamorano, en Honduras.

José Luis Gallo quiere ser profesor. Inició clases en la Facultad de Filosofía de la Central, en la que se especializa en matemática y física. Su padre es un jubilado campesino y su madre empleada doméstica. Ellos también reciben el bono.

René Ramírez, titular del Senescyt, explicó que la educación debe ser incluyente y democrática. “Antes, de cada diez personas que ingresaban a la universidad, siete pertenecían al grupo social más alto”, aseguró Ramírez.

En el parque Bicentenario hubo más de 300 estudiantes, de varios colegios, que accedieron a información sobre los programas de becas nacionales e internacionales a las que pueden postularse.

Los becarios Juana Chico y José Luis Gallo reciben su diploma. En medio de los jóvenes, María Isabel Cruz, directora del IECE. Foto: Fernando Sandoval
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado