Los emprendimientos crecen con la comunidad en Huarcay

- 01 de agosto de 2019 - 00:00
Los niños y jóvenes de la comunidad cuentan con espacios verdes y recreativos seguros, donde los mismos habitantes son encargados de la seguridad gracias a las capacitaciones que reciben.
Foto: John Guevara / El Telégrafo

El invernadero con tomates y pimientos orgánicos es parte de las iniciativas económicas que dan vida a los habitantes de ese sector del sur de Quito, de la misión “Casa para todos”.

Hace un año (2018), alrededor de 3.000 personas son parte de la comunidad San Francisco de Huarcay, en el sur de Quito, donde el emprendimiento se conjuga con la relación de cordialidad en las viviendas de la Misión Casa para Todos, que es el eje del Plan Toda una vida.

Este miércoles 31 de julio de 2019, el presidente Lenín Moreno recorrió los espacios de esta comunidad que es una de las primeras del ambicioso proyecto habitacional que busca ayudar a los sectores más vulnerables y pobres del país.

Moreno junto a su esposa, Rocío González, fue partícipe de la primera cosecha de tomates y pimientos orgánicos que fueron empacados para venderlos en los supermercados de la cadena Coral.

“El apoyo de la empresa privada es importante para que este proyecto salga adelante. Tengan por seguro que los productos que llevan son de excelente calidad”, resaltó el Mandatario.

El invernadero orgánico del sector en el que trabajan más de 50 residentes y para el que hubo capacitación especializada, es uno de los emprendimientos económicos con el que la comunidad puede obtener ingresos.

La presidenta de la comunidad, Norma Pazco, contó que cada uno de los residentes aprendió muy bien las normas de convivencia y eso les permite desarrollar sus actividades en armonía.

Resaltó la colaboración de los pobladores para ejecutar obras en beneficio de todos a través de mingas. “Estos espacios nos han permitido conocernos más y ser solidarios. Todos estamos pendientes y vigilantes del barrio. Además, tenemos la ayuda  de las facilitadoras del programa Toda una vida”.

Durante el año que tienen de residencia, los habitantes, que provienen de distintos sectores de la urbe quiteña y que en su mayoría tienen familiares con discapacidad, transformaron sus vidas.

Ese es el caso de Hilda Quispe, quien es el soporte económico de su familia compuesta por 6 hijos, 3 nietos y su esposo, que tiene 81% de discapacidad física.

Aquí Quispe aprendió a confeccionar artículos de cama, pijamas, cortinas y manteles de cocina. Ella es parte de la Asociación de Producción Textil (Asotex) Huarcay, conformada por 12 mujeres de la comunidad, cuyos productos expenden en ferias a lo largo de la ciudad.

El taller se levanta en una de las residencias del lugar, donde vive una de las integrantes. Antes ella comercializaba productos de limpieza de forma ambulante y arrendaba un pequeño cuarto en el barrio Lucha de los pobres.

“Gracias a Dios fui beneficiada con una casa en Huarcay. Todos nos llevamos bien y estamos siempre pendientes de la minga y de la capacitación en seguridad”.

Algo similar ocurre con Olga Tipaluisa, quien también es parte de la Asotex. Ella ya tiene experiencia en la confección y las ventas. Es una de las socias más entusiastas de la Asociación y quien capacita a las que recién ingresan.

Mariana Guano tiene 55 años, una discapacidad visual y física que no limita su actividad. Ella también tiene una morada en este lugar y aprovecha cuando hay eventos para dispensar de papel a las personas que acuden a los servicios higiénicos.

“Son pocos los centavos que puedo ganar, pero lo más importante es sentirme útil y ayudar en mi casa porque tener una discapacidad no es sinónimo de incapacidad”.

Gracias al diseño inclusivo de los espacios exteriores de esta urbanización, ella puede trasladarse con mucha facilidad desde su domicilio a otros puntos del barrio en su silla de ruedas. (I)

Infraestructura
$ 12,7 millones de inversión
El plan de vivienda representó una inversión de $ 12,7 millones y tiene como objetivo el fortalecimiento comunitario de la mano de servicios de calidad, inserción laboral y desarrollo de emprendimientos de los habitantes..

6 manzanas de viviendas son parte de la comunidad de Huarcay donde hay grupos de danza y música.

Vivendas de 50m²
Cada infraestructura cuenta con sala, comedor, cocina, lavandería, dos dormitorios, estudio y un baño. La unifamiliar cuenta además con patio frontal, posterior y lavandería. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo