El origen de la rosca de reyes

¿Por qué se come este pan cada 6 de enero?
06 de enero de 2022 11:20

La Rosca de Reyes o Roscón de Reyes es un bollo elaborado con masa dulce con forma circular y se lo suele adornar con rodajas de fruta confitada de colores variados. Pueden ser rellenas de crema o en la actualidad, de chocolate o fruta. Esta elaboración normalmente suele contener una pequeña figura de cerámica que las personas suelen encontrar en alguna de las rebanadas.

Desde hace varios siglos se consume esta elaboración cada 6 de enero, pues tuvo sus orígenes en Europa como España y Francia. Durante la conquista esta tradición fue expandiéndose por todo el territorio americano.

El origen de la rosca parece estar relacionado con las saturnales romanas, una festividad en donde se sacrificaba y se realizaba un banquete en el templo de Saturno, pero actualmente se sostiene que la rosca es una representación complementaria y comestible de la corona de Adviento. Sin embargo, esta relación está en duda debido a que la corona es muy posterior en España.

En la Antigua Roma se elaboraba un bollo redondo con higos, miel y dátiles que se repartían por igual entre plebeyos y esclavos. En el siglo III se añadía un haba seca y al afortunado que le tocaba era nombrado momentáneamente rey de reyes.

Con el paso de los siglos y la expansión del cristianismo, el haba seca se la reemplazó por una figura de porcelana del niño Jesús de Nazaret. La figura del niño Dios simboliza cuando María y José escondieron a Jesús de las manos del Rey Herodes.

Hoy en día cada persona corta con un cuchillo la rosca, instrumento que hace ilusión al peligro que corría Jesús en sus primeros días de vida. En algunos países la persona que encuentra la figura se convierte en el padrino y anfitrión de otra celebración cristiana. Comer este pan se relaciona con la comunión y lo sagrada ante Dios, se parte el 6 de enero por la tarde o noche en familia.

¿Por qué se come la Rosca de Reyes el 6 de enero?

Según la tradición cristiana, los tres Reyes Magos (Melchor, Gaspar y Baltasar) viajaron desde Oriente hasta Jerusalén guiados por la estrella de Belén para adorar al recién nacido Rey de los Judíos.

Llevaron varias ofrendas como oro, incienso y mirra, y al ver el niño Jesús se postraron ante él. Por eso, el 6 de enero se conmemora la adoración al niño Dios por parte de los Reyes Magos.

Contenido externo patrocinado