Ecuador, 12 de Agosto de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

El 70% de los pacientes opta por hacerse la lipoescultura

El 70% de los pacientes opta por hacerse la lipoescultura
09 de enero de 2017 - 23:02 - Redaccion Sociedad

Jorge, empleado público de 47 años, no puede evitar entristecerse cuando rememora la discriminación que desde la escuela, hasta hace 10 años, sufrió por su nariz aguileña. Karen, modelo de 32 años, también recuerda el descontento que hasta hace 6 años sentía por sus pechos de talla 32 A.  

Ellos no se  conocen, pero tienen mucho en común. Sus inconformidades físicas los empujaron a los consultorios de dos reconocidos cirujanos plásticos en Guayaquil, “para verse bien” y “tener mejores oportunidades laborales”.

En el país, los centros privados no registran estadísticas de las cirugías plásticas estéticas que se realizan. Sin embargo, desde la década del 80 -cuando comenzó esta práctica- hasta la actualidad, la demanda ha crecido al 80% en los consultorios particulares de los especialistas, señaló Rita Ozaetta, secretaria ejecutiva de la Sociedad Ecuatoriana de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética (Secpre).

Esa curva ascendente ha tenido una marcada evolución en la que  resaltan dos factores: La demanda del tipo de cirugía que busca el paciente y  la forma como se comercializa el servicio profesional.

En el primer aspecto, la especialista, con 28 años en el área, indicó que las cirugías estéticas empezaron con la rinoplastia, luego -añadió- vino un auge por el aumento de mamas y, actualmente, la lipoescultura, que es solicitada por el 70% de los pacientes.

 La rinoplastia aún la solicitan, ya no es preponderante como antes, pues más demanda tiene el aumento de glúteos. Esta variación en la preferencia se debe a la publicidad que vende un modelo de cuerpo. “Antes predominaban los pechos exuberantes y ahora se enfoca a la forma de todo el cuerpo”.

Actualmente -detalló- las mujeres más jóvenes optan por arreglarse la nariz, las maduras priorizan el cuerpo y después el rostro, y los hombres escogen el cuerpo.

El 80% de las personas que se someten a estas operaciones son ejecutivos que quieren proyectar mejor su imagen. “Lastimosamente la apariencia pesa mucho en el tema laboral”.

El otro factor es lo que Ozaetta llama “mercantilización y manoseo” de la especialidad por la forma en que se promociona en redes sociales y principalmente en programas de televisión. Así, la oferta se masificó con precios por debajo de la mitad del costo normal en los consultorios privados, “con lo cual no se puede estar seguro de qué tipo de profesional hará la intervención”.

“Por una cirugía de nariz cobraban de $ 300 a $ 400, cuando normalmente cuesta desde $ 1.500 hasta $ 2.000 en un sitio que reúne todas las condiciones y con profesionales debidamente entrenados”.

En el medio existen figuras de la televisión nacional con impecable apariencia, cuyos nombres funcionan como marcas para atraer a los interesados y detrás de ellos hay empresas con oficinas en Guayaquil y Quito que funcionan como intermediarios del servicio médico.

Usualmente tienen personal con esbelta figura que deriva al interesado con los asesores estéticos. Estos explican las cirugías que ofrecen y tratan de vender un paquete completo con plan acumulativo. También concretan la cita con el médico que opera al paciente.

La Supercom toma acción preventiva contra programa

El 23 de diciembre, la modelo quiteña Melanie Montenegro, de 22 años, murió mientras se realizaba una lipoescultura, en Guayaquil, con un cirujano plástico que contrató por medio de Hola Mauricio, programa de cirugías estéticas que promociona y expone sus “casos de éxito” por televisión e internet. Este diario buscó la versión de sus representantes, pero nadie quiso emitir una declaración.

La Superintendencia de la Información y Comunicación (Supercom) dispuso ayer la suspensión provisional de la publicidad del programa, transmitido por Canal Uno, de acuerdo con las competencias establecidas en la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) y su Reglamento General. La medida, de carácter preventivo, se adoptó tras la denuncia presentada por el padre de Melanie, Edwin Mauricio Montenegro Meneses, en contra del medio de comunicación, por una supuesta inobservancia al artículo 94 de la LOC.

En tanto, Alexander Rodríguez, administrador de Cirugías con Marián, que se anuncia por redes sociales, dijo que esta marca lleva más de 2 años en el mercado, actualmente “con cuatro médicos calificados” en su staff y ofrece “servicios de calidad en cirugías plásticas”. Las consultas, diagnósticos y operaciones las realizan los cirujanos.

Respecto de los precios asequibles, comentó que los médicos les proporcionan esos costos especiales o les cancelan una comisión por promover su cirugía. “Somos un departamento de mercadeo de varios cirujanos. Somos una entidad promotora de cirugías”. Considera que para marcas como las que promocionan estos servicios, sería bueno ampliar ese campo de acción para llegar a más gente y con mayor cantidad de profesionales.

Según Ozaetta, el ofrecimiento de cirugías como “baratillo, a bajo costo” prolifera, lo que arriesga la salud de las personas. “Debe haber un freno a esto porque el perjudicado es el usuario. Es importante que se elija un profesional con la especialidad en cirugía plástica reconstructiva y estética, afiliado a una organización científica seria”.

En Guayaquil, las denuncias de homicidio por mala práctica profesional subieron de 32 a 37 entre 2015 y 2016; y en Guayas, de 42 a 51, en igual período, según datos de la Fiscalía de la provincia.

En las historias de quienes se han operado también hay casos de personas que están felices con los resultados y quienes consideran que fueron víctima de negligencia.

A Jorge, el médico le retiró el yeso de la nariz tres días después de operarlo y debió intervenirlo por segunda vez porque se le torció. En esa ocasión le dejó un trozo de gasa que lo expulsó tras cinco años. Quedó con la nariz irregular, alergia y sensibilidad.

Karen afirmó que los senos le quedaron desiguales con las prótesis de talla 34 porque una de ellas era “para pacientes con cáncer”. Debió hacerse otra cirugía, pero presenta cicatrices. (I)

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media