Ecuador cuenta con un estudio nacional exhaustivo sobre salud

- 28 de diciembre de 2019 - 11:44
Archivo El Telégrafo

El Gobierno resalta la importancia de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2018 ya que permite contar con indicadores de los principales problemas en materia de salud y nutrición de la población ecuatoriana. Con ello, es posible evaluar y fortalecer las políticas públicas adoptadas en este ámbito.

Además, el Ecuador cuenta con información exhaustiva recogida en todo el país, sobre desarrollo infantil con el fin de caracterizar de mejor manera la primera etapa de vida.

En este sentido, destacan los resultados positivos de Ensanut, como la disminución de la tasa global de fecundidad de 3% en 2012; a 2,2% en 2018. Esta reducción es producto de las políticas y programas enfocados en prevenir el embarazo no deseado y promover la planificación familiar.

Este resultado obliga a potenciar los esfuerzos que contribuyan a que, cada vez, más mujeres tomen decisiones informadas sobre su sexualidad. El estudio refleja que así lo hace el 81,7% de este sector, en edades de 15 a 49 años, casadas o en unión libre.

El índice de desnutrición crónica en menores de cinco años se redujo apenas un punto porcentual de 2014 a 2018 (de 23,9% a 23,0%). Este es un problema estructural que incide negativamente en el crecimiento, en relación con la edad, sin importar la condición económica de las familias.

Actualmente, a escala mundial afecta a alrededor de 149 millones de infantes que tienen menos de cinco años. Esto representa el 21,9%; y en 18 años, ese porcentaje disminuyó solo 10 puntos.

Este año se destinaron más de USD 12.640 millones y en la Proforma 2020, están contemplados más de USD 13.400 millones para combatir este problema en Ecuador. Esta inversión busca potenciar el acceso a servicios de salud, educación, desarrollo infantil y protección.

El programa ‘Misión Ternura’ - que ha priorizado a 96 cantones del país- monitorea permanentemente la prestación de servicios y desarrolla un sistema de seguimiento nominal. Además, brinda control prenatal y postnatal, y a los niños en sus primeros mil días y hasta los cinco años, les entrega vacunas de forma oportuna. También da consejería familiar.

Al momento, se registran avances para prevenir la desnutrición crónica. Es así como el índice sobre el inicio temprano de la lactancia materna subió de 50,6% (2014) a 72,7% (2018). Esta dinámica fue similar en la lactancia materna exclusiva en los seis primeros meses de vida, que ascendió de 46,4% (2014) a 62,1% (2018).

Esto, además, ha traído la reducción de la enfermedad diarreica en niños de 16,9% (2014) a 10,8% (2018) y también, de las infecciones respiratorias de 46,3% (2014) a 34,2% (2018).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP