Eclipse del 2 de julio se verá de manera parcial

- 20 de junio de 2019 - 00:00

Especialistas hacen recomendaciones a quienes desean atestiguar este fenómeno

El mundo científico se prepara para el próximo 2 de julio, fecha en que se producirá un eclipse solar total. Este será visible por una delgada franja del océano Pacífico y parte de América del Sur.

Según la plataforma turismo astronómico, este evento podrá verse, de forma parcial, desde gran parte de América del Sur en países como Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia, Uruguay, Brasil y Paraguay.

También será visible desde algunas islas del Pacífico como Polinesia: Samoa, Tonga, Islas Cook, Kiribati, Polinesia Francesa y Pitcairn.

Una de las recomendaciones que realizan los entendidos en el tema es que no se debe mirar hacia el cielo de forma directa.

La optómetra Karla Aguirre explica que se deben tomar algunas precauciones para evitar lesiones graves en la retina del ojo, como quemaduras de los tejidos externos o su daño permanente. 

“Muchas personas piensan que basta con usar un papel de radiografía o algo oscuro para observar un eclipse. Sin embargo, esos son los errores más comunes”.

La principal recomendación que hace la especialista es nunca observar el sol directamente. Aconseja utilizar  elementos que pueden ser fabricados de manera artesanal o conseguirlos en el mercado.

“Nunca debe observarse el sol ni con aparatos, ni instrumentos, ni con filtros no homologados, ni con gafas de sol, peor a simple vista”.

Sugiere no utilizar filtros caseros no homologados (películas fotográficas veladas, gafas de sol, radiografías, cristales ahumados).

“Estas no filtran todas las radiaciones en el factor requerido para no resultar perjudiciales, o no filtran todo el intervalo de longitudes de onda al que fisiológicamente responde el ojo humano (del infrarrojo al ultravioleta)”.

Hace hincapié en que  nunca se debe observar la imagen del sol reflejada en un espejo ni en el agua.

Quienes no cumplan las recomendaciones pueden sufrir daños térmicos (fotocoagulación), generando un aumento de la temperatura de la retina.

A este criterio se suma el de la oftalmóloga María Antonieta Dieb, quien añade que las personas deben utilizar gafas con bloqueo de rayos ultravioletas (UV), pues un eclipse parcial puede dañar de forma permanente la visión.

Juan Carlos Martínez enfatiza en que cuando se mira directo al cielo en un eclipse, la retina se altera poco a poco. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: