Bettsy Castro, líder de Psiquiatría del Hospital General del Guasmo

Castro: "El 50% de los pacientes volvieron a consumir drogas

- 19 de enero de 2019 - 00:00
Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

El Hospital General del Guasmo en Guayaquil atendió, en 2018, a 224 personas que llegaron con síndrome de abstinencia, intoxicaciones o por mezcla de sustancias. El 90% de ellos consume “h”. La psiquiatra aclara que el internamiento solo se debe realizar cuando el joven lo desea.

¿Cuántas personas por consumo de drogas atendió el último año el Hospital General del Guasmo de Guayaquil?

El nosocomio recibió 224 casos por el área de emergencia, consulta externa y hospitalización. En el último trimestre tuvimos hospitalizadas a 9 personas.

¿Qué grupo etario acude más?

Hemos tenido adolescentes, niños, mujeres embarazadas y hasta adultos mayores. El 70% de los casos son de hombres y 30% de mujeres.

¿Cuál es la droga que más consumen?

El 90% de los casos que tratamos es por la “famosa” “h”,  debido a que es altamente adictiva en comparación a otras sustancias psicotrópicas como cocaína y marihuana. En ocasiones llegan por combinaciones.

Cada vez necesita más cantidad de drogas para experimentar las mismas sensaciones de cuando empezó a consumir.

¿Cuántas de estas 224 personas volvieron a recaer?

El 50% recayó, pero no se le deja de brindar la atención. Así tenga 20 recaídas.

La recuperación de un adicto es un proceso que dura toda la vida, porque el riesgo de volver a consumir siempre estará latente. Muchos habrían pasado por varios centros.

¿En qué estado llegan?

En el 50% de los casos llegan con el síndrome de abstinencia y el resto por intoxicación, trastorno psicótico (agresivos, inquietos) y consumo de múltiples drogas. Cuando presentan los síntomas de abstinencia se les brinda tratamiento de desintoxicación e iniciamos un proceso de deshabituación. El nosocomio tiene la unidad de salud mental hospitalaria.

¿Cómo se ayuda a que dejen el hábito del consumo?

Se lo hace mediante controles ambulatorios. Así ayudamos a que dejen la adicción.

¿Cómo son las atenciones?

Tenemos tres niveles de salud: el primero es ambulatorio (básico e intensivo) y se da en los centros y subcentros de salud; el segundo, la hospitalización; y el tercero, el tratamiento residencial.

El 80% de los casos tienen que resolverse en el primer nivel. Contamos con un cuadro de medicamentos que son los psicofármacos. Estos ayudan a que dejen de usar drogas. No es cierto que solo damos paracetamol.

¿Cuándo un paciente es atendido en el ambulatorio básico o intensivo?

Dependerá del grado de adicción y su sintomatología.

Recibe el tratamiento ambulatorio básico cuando tiene un año consumiendo,  no lo hace todos los días y quiere dejarlo (el vicio).

En cambio, el ambulatorio intensivo es para pacientes que llevan muchos años, no pueden dejar de hacerlo diariamente y tienen  síntomas de abstinencia marcados.

También se aplica este cuando en el primer ambulatorio no hay una respuesta y sigue consumiendo. Los usuarios acuden dos o tres veces por semana y hacen terapia ocupacional y psicológica.

¿Cuándo una persona requiere hospitalización?

Cuando presenta comorbilidad mental (presencia de uno o más trastornos o enfermedades). Es decir tiene trastorno psicótico o el caso de un adolescente con problemas de conducta. Requiere tratamiento más especializado o desintoxicación rápida y prepararlo para que no tenga síntomas de abstinencia. En el centro especializado para el tratamiento de alcohol y otras drogas (residencial) ingresan por seis o nueve meses, de acuerdo con el caso. Llegan allí cuando los anteriores niveles no han funcionado con ellos.

¿Todos pueden ir al centro (residencial)?

Uno de los criterios con los que funcionamos es la voluntariedad. Si no quiere  recibir tratamiento, no lo pueden obligar, como ocurrió con el último caso (centro incendiado en Guayaquil), donde fueron llevados a la fuerza.

Por eso se trabaja en el ambulatorio básico con el que está renuente a ingresar.

De esa manera se lo alista para que acepte la enfermedad.

¿Qué nuevos casos clínicos han atendido en el hospital?

Tenemos a una joven de 20 años que está hospitalizada y cuya adicción es súper crónica. Ella, que sufre de esquizofrenia, empezó desde  los 13 años de edad.

En las personas que tienen una enfermedad mental, de base el uso de drogas no es la causa sino la consecuencia. Los bipolares tienen más predisposición a recurrir a la utilización de sustancias.

¿Por qué las personas que no tienen patologías deciden probar alcaloides?

El entorno en el que crecieron y el presentar una predisposición genética. Por ejemplo, los niños que nacieron con síndrome de abstinencia deben estar en permanentes controles junto a sus madres. A ellas se les da seguimiento. Asimismo, hay otros casos que las prueban por curiosidad. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo