Un dispositivo de visión artificial cambia la vida de Danna y Leonardo

Dos niños con discapacidad visual, gracias al Plan estatal Toda una Vida y a la Embajada de Israel en Ecuador, reciben productos electrónicos que los ayudan a desarrollar sus actividades escolares y a divertirse con sus amigos.
19 de febrero de 2019 00:00

El acceso universal a las tecnologías de asistencia mejora la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Danna y Leonardo, con más del 75% de discapacidad visual, forman parte del colectivo.

Ellos recibieron un dispositivo de visión artificial, con el cual podrán escuchar la información escrita en tiempo real. Esto se logró gracias a la coordinación de Rocío de Moreno, presidenta del Comité Plan Toda una Vida y la Embajada de Israel.

“El trabajo en conjunto hizo posible que hoy dos niños reciban los dispositivos avanzados que potenciarán sus talentos y aptitudes”, indicó Rocío de Moreno.

 Cuando el presidente Lenín Moreno fue enviado especial de Naciones Unidas, trabajó para garantizar el acceso universal de las personas con discapacidad a las tecnologías de asistencia.

“Hoy el Gobierno Nacional trabaja desde la Misión Las Manuelas para garantizar la atención integral del grupo y sus familias”, indicó la presidenta del Comité Plan Toda una Vida.

Danna, de 11 años, vive en  Alausí (Chimborazo). Ella se levanta con el sonido del tren que pasa junto a su casa y acude a la escuela. Tiene baja visión producto de su nacimiento prematuro. “Para los médicos mi hija es un milagro. Al nacer pesó una libra y sufrió problemas de salud; sin embargo, jamás se dio por vencida”, cuenta su madre Cecilia Balseca.

Desde los primeros tres meses veía con un solo ojo y a los siete años su visión se deterioró por el desprendimiento de retina. Esto no la desanimó y continuó con su preparación.

“Juego con mis primas, estudio con mis compañeras y  ayudo a mi mami (arreglo la cama, limpio la mesa y ordeno mis juguetes)”, dice la niña. Actualmente es una de las mejores alumnas de su clase.

La búsqueda de su independencia escolar la llevó a investigar sobre algún dispositivo que le ayude a compensar su baja visión. Luego de escuchar sobre una cámara de visión artificial de procedencia israelí, escribió una carta al Embajador de Israel en Ecuador, Edwin Yabo, a quien solicitó apoyo para acceder a esta tecnología de asistencia.

El diplomático recuerda que tras recibir la carta, investigó sobre el dispositivo y contactó a la empresa que lo fabricaba. “Me sorprendió la pujanza de ella y su determinación por vencer obstáculos, una característica de los ecuatorianos”.

La iniciativa de funcionó. El 6 de febrero recibió el dispositivo de visión artificial OrCam My Eye 2.0. Ahora lee cualquier texto impreso o digital, libros, pantallas de ordenador, menús de restaurantes, etiquetas en los supermercados, letreros, señales de la calle, reconoce billetes.

“Mediante el reconocimiento facial identifica a sus padres”, indicó Nikol Wolpert, representante de OrCam para América Latina.

Leonardo Zambrano, un niño con discapacidad visual, también se benefició con la entrega del aparato. El menor, de 10 años, se emociona cuando el dispositivo repite su nombre y escucha la palabra “mamá”.

Dicho producto le permitirá realizar las actividades escolares y recibir sus clases de música y canto con mayor independencia.

Marcos Loyola, representante de OrCam My Eye en Ecuador y el primer usuario del invento, considera que las industrias de tecnología deben crear aparatos que permitan mejorar la movilidad, visión y audición de las personas con discapacidad.

En la entrega se familiarizaron con el dispositivo, leyeron un libro y accedieron a una beca para desarrollar sus aptitudes y destrezas. (I)   

Danna, de 11 años, identifica el rostro de su madre con el aparato de visión artificial OrCam My Eye 2.0. En la imagen derecha, Leonardo Zambrano, de 10 años, emplea el invento para continuar con su máxima afición: tocar la guitarra.
Foto: cortesía de Presidencia de la República
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado