Ciudad de México tipifica como delito las terapias para “curar la homosexualidad”

- 25 de julio de 2020 - 12:14
Tomado de Caribbean News Digital

Hasta con cinco años de prisión serán condenados los miembros de iglesias, especialistas médicos o psicólogos que administren tratamientos violentos para revertir la orientación sexual de los miembros de la comunidad GLBT en México.

Aquellos que apliquen los Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género (Ecosig) podrían recibir una pena de entre dos y cinco años de prisión y entre 50 y 100 horas de trabajo comunitario. La enmienda, que reforma el Código Penal, ha sido iniciativa de Morena, el partido del presidente mexicano Manuel López Obrador, y a la cabeza de una mayoría parlamentaria que cuenta con 34 voluntades de 66 curules.

“Basta de terapias violentas y degradantes, la homosexualidad no es una enfermedad, no estamos enfermos”, ha dicho Temístocles Villanueva, diputado LGTB de Morena y autor de la propuesta. Se perseguirá de oficio y se considerará como agravante que estos métodos se apliquen en menores de edad, han asegurado los legisladores que presentaron la iniciativa.

La propuesta, como era de esperarse, generó polémica entre grupos conservadores que dicen sentir vulnerados sus derechos y criminalizadas sus convicciones. No se busca perseguir a las personas que voluntariamente busquen orientación sobre su sexualidad, ha aclarado Villanueva. Cabe recalcar que los Ecosig han sido señalados por la Organización de las Naciones Unidas porque incluyen violencia física, toma de hormonas, terapias de electrochoque, aislamiento e insultos. Una de las asociaciones que ha promovido la nueva ley, la organización Yaaj, relata el testimonio de uno de sus miembros: "(…) putitos, aquí los vamos a curar”, les decían.

La Asociación Americana de Psicología (APA) ha expresado su preocupación por la promoción de estos métodos y ha subrayado que “el consenso de las ciencias sociales y del comportamiento, así como de los expertos en salud y salud mental, es que la homosexualidad per se es normal”. El lobby religioso antiderechos influyó en que el Congreso de Baja California desestimara el reconocimiento al matrimonio igualitario la semana pasada. Se quedó a dos votos de la mayoría que se necesitaba para aprobarse. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP