8 millones de toneladas de basura llegan al mar

- 07 de junio de 2018 - 00:00
La empresa Corona impulsó el fin de semana una minga en las playas de Manabí. El objetivo es evitar más contaminación.
Foto: Cortesía Corona

Mañana es el Día Mundial de los Océanos. En el mundo se realizan actividades para frenar la contaminación que afecta a seres humanos

Ochenta bolsas de plástico fueron halladas en el estómago de una ballena piloto que murió en el sur de Tailandia, tras vómitos y convulsiones. Esa es una pequeña muestra de lo que sucede en la actualidad con la contaminación de los océanos.

Greenpeace denunció que ocho millones de toneladas de basura van a los océanos.

Figuran billones de bolsas o fragmentos de plástico que causan la muerte de miles de ejemplares de fauna marina.

Ese dato lo difundió la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Esta entidad informó que el material tóxico retorna a la mesa de las personas al consumir esos animales.

Para tratar de frenar la contaminación existen diferentes iniciativas en el mundo. Una de ellas es la propuesta de Ben Lecomte, quien plantea cruzar a nado el océano Pacífico, desde Japón hasta Estados Unidos.

El activista se alió con oceanógrafos, quienes analizarán los niveles de micropartículas de plástico en las aguas y sus posibles efectos en el ecosistema y la salud humana.

“Nunca antes se ha dado la presencia del plástico en el océano a una escala tan grande”, afirma Lecomte, cuya ruta prevé atravesar la llamada Gran Mancha de Basura del Pacífico, situada entre Hawái y California, y considerada la zona con mayor acumulación de residuos plásticos de la Tierra.

Otro trabajo es el que realiza Corona con Parley for the Oceans. Para crear conciencia acerca de este hecho, la marca insertó plástico en islas icónicas del turismo.

Corona empezó por darle un giro a su campaña e imágenes para mostrar el infortunado destino del paraíso plagado de polución plástica.

“Como una marca que es sinónimo de la playa, vemos  la destrucción de las costas y los océanos de cerca,” dijo Felipe Ambra, el VP Global de Corona.

Él detalló que la “publicidad que realizan muestra el paraíso como asumimos que debe ser, prístino y hermoso, pero hoy es cada vez más difícil encontrar una playa sin plástico”.

Mientras tanto en Perú más de mil voluntarios de instituciones estatales y ONG recogieron residuos de plástico en la playa de Carpayo, considerada la más sucia de Latinoamérica.

En el lugar se acumulan toneladas de desechos lanzados al mar por los habitantes de Lima, cuya población supera los 10 millones de personas.

Uno de los pedidos luego de la actividad es eliminar el uso de sorbetes. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: