Conmoción en España por suicidio de migrante ecuatoriano que no podía pagar la renta

La comunidad española critica la estricta política de desahucio.
17 de junio de 2021 07:49

Ciudadanos de Barcelona, España, salieron a las calles luego de que el pasado 14 de junio se reportó el suicidio de un migrante ecuatoriano. Según los diarios locales, Segundo Fuentes, ecuatoriano que vivía en Barcelona desde hace 20 años, decidió terminar con su vida al no poder pagar el alquiler del departamento donde vivía.

Fuentes vivía en un departamento ubicado en la calle Bacardí con su esposa, hijastra y los hijos de la joven. Sin embargo, desde 2018 estuvo desempleado y se quedó solo cuando su esposa regresó a Ecuador.

Entonces, empezó a realquilar las habitaciones del departamento para poder pagar el arriendo. Con la llegada de la pandemia en 2020 dejó de cancelar el alquiler y empeoró su precaria situación económica. Buscó trabajo para tener un ingreso y poder comprar comida, pero no tuvo suerte debido a su avanzada edad: 58 años.

Luego, acudió a la fundación de asistencia social Cáritas Diocesana que lo apoyó en su situación compleja y trató de reinsertarlo en el mercado laboral, pero fue rechazado por los ocho lugares a los que el hombre envió su currículum.

En total, Fuentes debía 8.000 euros (9.700 dólares) a la dueña del departamento, una mujer jubilada que estuvo siete meses sin cobrar la renta antes de poner la demanda.

En dos ocasiones Fuentes indicó su situación de vulnerabilidad a Servicios Sociales para acogerse al moratorio de desalojos. No obstante, el juez consideró que no se cumplían las condiciones y ordenó el desahucio.

Cuando la comitiva judicial llegó para sacar al hombre del departamento, él abrió la puerta, pidió un momento y se lanzó por la ventana de otra habitación al patio interior del inmueble. Falleció inmediatamente.

La comunidad española criticó la estricta política de desahucios. El martes 15 de junio los vecinos de Fuentes salieron a la calle a manifestarse en solidaridad del ecuatoriano difunto. En sus pancartas alegaban que este tipo de situaciones “no son suicidios, son asesinatos”.

La alcaldesa Ada Colau se pronunció en redes sociales alegando que “es una muerte que no debía haberse producido”. La funcionaria además exigió a los jueces que revisen los criterios con los que deciden aplicar o no la moratoria vigente.

Producto de la pandemia la tasa de desempleo es del 15, 4%.

Contenido externo patrocinado