El colectivo gay de Venezuela halla un hogar

- 16 de marzo de 2019 - 00:00

La Organización Diálogo Diverso impulsa un programa para ayudar a las minorías sexuales que emigraron o están refugiadas en Ecuador. La asistencia es gratuita.

Las voces y rostros de Jhesua, Ángela, Érika, Iván, Robert y Dayesca son parte del documental  “Rostros y realidades de la movilidad humana LGBT de Venezuela en Ecuador”, elaborado por la organización no gubernamental Diálogo Diverso.

En el video los protagonistas cuentan las razones por las que salieron de su país y la dificultad de migrar.

Los testimonios revelan el anhelo de retornar y explican cómo enfrentar la xenofobia y homofobia. 

Por ello, la organización sin fines de lucro trabaja en el programa “Mi Casa fuera de Casa”, dirigido a la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) de Venezuela en situación de movilidad.

En cuatro meses 300 personas recibieron asistencias presenciales, telefónicas y por redes sociales.

El plan ofrece protocolos de ayuda en referenciación e información. 

Según Jorge Medranda, miembro del colectivo, derivan los casos a entidades que tienen experiencia, recursos económicos y dan atención a migrantes y refugiados.

Por ejemplo, si un venezolano requiere asistencia en regularización, salud, medios de vida o albergue, el colectivo social lo destina a sitios seguros, como embajadas, centros de salud y otros.

“Mi Casa fuera de Casa” tiene como objetivo implementar un centro de referencia. Danilo Manzano, director de la fundación Diálogo Diverso, comentó que primero identifican las necesidades. El programa está abierto tanto a los bolivarianos  como a personas de otras nacionalidades.

Su historia
La estrategia se concretó a través del activismo que realiza la entidad sin fines de lucro. Actualmente cuenta con el apoyo de los gobiernos de Canadá y Australia.

También de la Agencia de la ONU para Refugiados (Acnur), Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Prefectura de Pichincha y el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN).

“Queremos dar fuerza a la atención a personas LGBTI de Venezuela y deseamos tratar el tema de movilidad humana. El reto fue grande, porque el Estado no tiene una información exacta de los venezolanos acá”, aseguró Manzano. 

El activista consideró que el proyecto puede replicarse en otros países de la región con el apoyo de las entidades antes mencionadas.

Los interesados para contactarse con la organización   deben acercarse a la avenida Mariana de Jesús y Alemania, en Quito (allí está la sede). La atención es gratis.

Apoyo internacional
María Clara Martín, de la Acnur, precisó que en cuatro años salieron de sus tierras 3,5 millones de venezolanos. Es la migración más alta que América Latina ha evidenciado recientemente.

“La entidad trabaja con la población LGBTI hace 20 años. Han receptado pedidos de asilo por persecución para personas de diversidad sexual. Hoy atendemos los requerimientos de esta población en movilidad”.

Martín recordó que en el país no encontraron organizaciones que protegieran a la comunidad LGBTI. Pero Diálogo Diverso llegó y se convirtió en una red de apoyo para la institución internacional. 

Por su parte, Sylvie Bédard, embajadora de Canadá,  felicitó a la organización y comentó que de esta manera se construye una democracia inclusiva, de respeto y de celebración de la diversidad.

La diplomática reiteró el apoyo al proyecto no solo en Ecuador, sino también en América Latina.

“Estamos felices de que la Acnur participe y que permita la inclusión y diversidad en la región”. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: