Cécil de la Torre, docente

"Recuerdo a mis maestros; dejaron huellas de afecto y calidad humana"

“La más grande satisfacción es servir a los demás”, expresa con entusiasmo el profesor entrevistado.
16 de julio de 2018 00:00

Por Helen Meneses, Yeison Farías y Juliana Erazo

¿Dónde nació y en qué institución realizó sus estudios primarios?

Nací en la parroquia rural de Ascázubi, perteneciente al cantón Cayambe, provincia de Pichincha. Mis estudios primarios los  realicé en la Escuela Fiscal República de Argentina, de la ciudad de Quito.

¿Cuántos años de edad tenía cuando inició su carrera de educador?

Inicié mi labor en la Escuela Fiscal Unitaria Pedro Traversari, que está ubicada en el recinto El Cabuyal, en 1979. Entonces tenía 30 años de edad.

¿Siempre quiso ejercer esa profesión?

Recuerdo que el respeto y la gratitud hacia los maestros me motivó a dedicar mi vida a la docencia.

¿En algún momento pensó en llegar a ser un maestro líder en el cantón Puerto Quito?

Mi intención ha sido servir a los demás sin pensar en alcanzar posiciones estelares. Considero que  he cumplido con mi deber y han sido bien vistas las acciones en mi trabajo.

La comunidad educativa es la única que puede juzgar y calificar ese liderazgo.

¿Se siente satisfecho con su aporte a la educación?

Estoy muy satisfecho por lo actuado en compañía de los pobladores y dirigentes del cantón.

¿Cuál es su mayor aspiración respecto de las niñas, niños y adolescentes?

Que su nivel de anhelos se eleve para facilitar el ejercicio de sus derechos, así como sus obligaciones. Debemos escucharlos, creer en ellos y darles el apoyo necesario para que sean grandes profesionales y sirvan a su cantón y también a su país.

¿Cuál fue su mayor logro en el ejercicio de su profesión?

Creo que el deseo de servir mejor a la niñez y adolescencia me obligó a acrecentar mis conocimientos y estrategias con una preparación a nivel superior, para ofertar un mejor trabajo y alcanzar mejores resultados en beneficio de la educación.

¿Qué opina respecto de la juventud actual?

Siempre la juventud ha sido la fuerza de la renovación, de los cambios profundos y de los requerimientos del Estado.

Por ello es necesaria la intervención de la juventud; son valiosas sus ideas y concepciones innovadoras. (I)   

Contenido externo patrocinado