Capeira será oxigenado con 1.000 bolas de barro

- 25 de agosto de 2018 - 00:00
La actividad se inicia a las 09:00 en el lago Capeira. Aledaño al sitio está un bosque que alberga a unas 772 especies, entre vegetales y de mamíferos.
Foto: Karly Torres / EL TELÉGRAFO

Scouts y alumnos de educación básica lanzarán hoy las esferas en el lago para disculparse con el planeta. Evento EM World Mudball Day nació en Japón.

Arcilla, polvillo de arroz y una cantidad de líquido de microorganismos descontaminantes  están compactados en 1.000 bolas.

Las esferas, cuyo tamaño es similar al de las pelotas de béisbol, serán lanzadas hoy en el lago del bosque protector Capeira, al norte de Guayaquil, en el km 23 de la vía a Daule.

La actividad se enmarca en el EM World Mudball Day o Día Mundial de la Pelota de Barro, fecha celebrada en un balneario de Malasia.

Se prevé la participación de 80 scouts y 50 estudiantes de un plantel de Durán, quienes reciben un concepto de medio ambiente transversal. Se espera que asistan 200 personas.

La iniciativa nació de la mano de la organización japonesa EMRO (Effective Microorganisms Research Organization), reconocida por el uso de microorganismos en agricultura, acuacultura y ambiente, lo que incluye proyectos para descontaminar lagos, lagunas, ríos y esteros. 

Fabián Castillo, gerente de Embioecsa y representante de EMRO en Ecuador, explicó que es la primera vez que en Guayaquil se realiza la actividad y que desde hace nueve años se desarrolla en 23 países del planeta “con el fin de mitigar la contaminación del agua y ofrecer disculpas a la tierra de una manera simbólica.  Es decir daremos 1.000 disculpas”.

La tecnología de trabajar con microorganismos la descubrió un japonés y llegó a Ecuador en 1999.

La usan las camaroneras para remediar el medio ambiente en el que vive el crustáceo e incrementar la producción del producto. Los primeros resultados son visibles a las dos semanas de aplicación. Inicialmente fue usado para el campo agrícola pero luego surgió la necesidad de descontaminar los cuerpos hídricos con la técnica mediante bolas que tuvieran un peso.

“Al ser lanzadas, las esferas se sumergen en las profundidades y se desintegran. Con ello se liberan los microorganismos que empiezan a actuar sobre la materia orgánica. Es decir, en vez de que se pudran la materia se descompone y al hacer eso va a demandar menos cantidad de oxígeno”.  Una bola actúa por un metro cuadrado.

Para Castillo la tecnología también puede ser usada en los esteros en donde su mayor contaminación son los coliformes (bacterias).

“Nuestra intención es que sea una iniciativa ciudadana y que todos los años se movilicen para hacerlo”. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: