Científico advierte sobre pérdida de especie endémica

- 12 de noviembre de 2018 - 17:35
El Chocó encierra en su territorio 20 bosques protectores, 8 tipos de ecosistema y se extiende en tres cantones.
Foto: Archivo / El Telégrafo

El biólogo y fotógrafo español Jaime Culebras, radicado en Ecuador, considera que la agricultura extensiva afecta al Chocó, uno de los espacios más biodiversos del mundo.

La deforestación, y la ganadería y agricultura extensivas, junto a la minería y las explotaciones de petróleo, son actualmente las mayores amenazas que sufre la biodiversidad de Ecuador, asegura el biólogo y fotógrafo español Jaime Culebras.

La agricultura extensiva -con el cultivo de la palma africana-, está afectando entre otras zonas del país al Chocó, asegura este biólogo, de 33 años, quien reside en Ecuador desde hace unos siete y que actualmente se encuentra en España para participar en un congreso de fotógrafos de la naturaleza.

En el Chocó, un territorio equivalente por su riqueza biodiversa a la Amazonía pero en el lado occidental de los Andes, hay "deforestación para madera, agricultura o ganadería", asegura Culebras, y añade que ello implica la pérdida de "especies endémicas".

El Chocó biogeográfico comprende parte del norte de Perú y zonas más extensas en Ecuador, Colombia y sur de Panamá, y está considerado como uno de los espacios biodiversos más importantes del planeta, explica.

Sin embargo, añade, la reciente declaración de Reserva de la Biosfera por la Unesco comprende solo a un área de la provincia ecuatoriana de Pichincha, cuya capital es Quito, conocido como Chocó Andino.

En el Chocó, el biólogo trabaja en temas de conservación, labor que ha podido ampliar gracias a la beca que obtuvo el año pasado con el Premio Internacional de Fotografía MontPhoto WWF-FNYH2017 concedido en España, que ayuda a la conservación de especies.

"El premio me permitió recorrer más zonas del Chocó, fotografiar más especies y plantear los problemas ambientales que hay ahí", asegura, y explica que uno de los trabajos que realiza es concienciar a la gente para que pierda el miedo a los reptiles y anfibios, y "vean el valor que tienen realmente para el ser humano".

Otra de sus preocupaciones "son las especies amenazadas", porque en Ecuador "no hay un tráfico de comercialización internacional, el mismo queda restringido más a nivel nacional", según Culebras.

A este problema, asegura, "se suman otros problemas ambientales como la contaminación, la deforestación, enfermedades emergentes o el cambio climático".

La Amazonía tiene varias amenazas con la explotación de petróleo en el Parque Nacional del Yasuní (norte de la Amazonía) y proyectos mineros en la cordillera de El Cóndor y el Alto Nangaritza, asegura.

Y añade que aunque en la Amazonía "se ha explotado petróleo desde los años 70 y se sigue haciendo, hay otros problemas, como la falta de respeto a los pueblos indígenas no contactados, los tagaeri y los taromenane, en cuyo territorio se siguen haciendo perforaciones".

Ecuador está siempre en la lista de países más biodiversos del planeta, sostiene el biólogo, y asegura, con registros de más de 600 especies de anfibios, en torno a 500 de reptiles y 1.690 de aves. Y en plantas hay "cantidades astronómicas, si tomamos en cuenta que en Europa hay poco más de 200 especies de reptiles y anfibios". (I)

Antecedentes
Naturaleza  
Ecuador postuló a la zona del Chocó Andino como Zona de Reserva de la Biosfera por ser un sitio emblemático a nivel mundial para la observación de aves y donde acuden extranjeros porque es una zona de especies endémicas.  

24 nuevos sitios conforman la Red Mundial de Reservas de Biosfera, según la  Unesco.

Reserva   
El Chocó Andino es un espacio que comprende el 30,31% del total de Pichincha, a solo 45 minutos de la capital Quito, y encierra un área protegida (Reserva Geobotánica Pululahua).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP