Organizaciones piden a Austria que no las criminalice

- 18 de julio de 2018 - 00:00
Llegan inmigrantes al puerto de Pozzallo, en Sicilia, Italia. El Gobierno autorizó el desembarco de los 450 inmigrantes que serán divididos en cinco países.
Foto: EFE

Amnistía Internacional (AI), Médicos sin Fronteras (MSF) y la Cruz Roja exigieron ayer a la presidencia austríaca de la UE “no criminalizar” a las ONG, sobre todo a aquellas que rescatan vidas en el Mediterráneo.

“La Unión Europea debe de una vez por todas tomar medidas efectivas para salvar a los náufragos”, indican las citadas organizaciones en un comunicado conjunto, en el que participan también otras tres ONG locales.

En la nota, los activistas exigen “el fin de la criminalización de la acción de la sociedad civil”, así como facilitar “el rescate de personas en peligro en el Mediterráneo y su desembarco en el puerto europeo más próximo”.

Recuerdan en este contexto las “tendencias en algunos países miembros de la Unión Europea (UE)” a “difamar y criminalizar” a las ONG que defienden los derechos humanos.

El comunicado está dirigido al Gobierno de Austria, país que ocupa la presidencia de la UE este semestre.

Thomas Marecek, portavoz de Cruz Roja en Austria, detalló que los grupos de la sociedad civil están “preocupados por el empeoramiento de las perspectivas humanitarias”, ven el endurecimiento de la política de asilo e inmigración impulsada por la presidencia austríaca.

La nota critica la propuesta de recluir a refugiados en centros en países no miembros, principalmente en el norte de África.

En general, las ONG expresan su “gran preocupación porque la política de asilo europea no se orienta hacia la protección del refugiado en primer término, sino hacia la protección de las fronteras”.

“Aunque el número de refugiados aumenta en todo el mundo está disminuyendo significativamente el de los que llegan a Europa y a Austria”, destaca el comunicado.

“El derecho individual al asilo no puede ser sustituido por la acogida de unos pocos elegidos”, señalan los activistas, al tiempo que instan a respetar “la prohibición de exponer a personas a la tortura y al maltrato”. Ello implica que nadie debe ser repatriado a un lugar en donde se sienta amenazado. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: