Desde 2017 aumentó el número de refugiados en Ecuador

- 19 de junio de 2019 - 20:29
Foto: Archivo | et

La Comisión de Refugio y Apatridia del país ha aceptado el 54% de solicitudes de los extranjeros que llegaron hasta la Cancillería ecuatoriana, mientras que fueron negadas el 30%. En Guayaquil se habilitó un albergue.

Luis, de 50 años de edad, vivía de lo que la tierra le brindaba en el campo de su país, en Colombia. Pero un día llegaron hombres armados hasta sus tierras a exigirle dinero para protegerlo a él y a su familia.

Al inicio por miedo lo hizo para evitarse problemas, pero llegó un momento en el que ya no pudo, porque no tenía más dinero. Entonces le dijeron que si no lo hacía lo matarían a él y secuestrarían a su esposa y a sus hijos.

Ante esa situación, hace más de un lustro, decidió escapar en una madrugada y dejar atrás sus pequeñas parcelas. Él ya había escuchado que Ecuador era un país amigable con los extranjeros y por eso decidió cruzar la frontera hasta este territorio y reiniciar su vida. Hoy se siente aliviado en Quito.

Su historia es parecida a la de muchos de sus compatriotas que se sintieron amenazados por el conflicto armado que experimentaba abiertamente Colombia.

Según las cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, de forma abrumadora los colombianos ocupan el primer lugar entre ciudadanos de diversas nacionalidades que buscaron refugio en Ecuador.

Aunque en los dos últimos años -según estadísticas oficiales- se reportó un nuevo repunte. El último movimiento parecido se registró en 2011.

Para Billy Navarrete, del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CDH), el tema de los desplazamientos con los colombianos se mantiene, a pesar del Convenio de Paz.

El activista recomienda a las autoridades trabajar en el tema de educación para erradicar la xenofobia, pues en algún momento algunos de los desplazados fueron tratados de una forma discriminatoria por algún elemento de las fuerzas del orden.

Luis recordó que en cierta ocasión sintió que otros, cuando no lo conocían, mostraban desconfianza hacia él, pero con el tiempo eso nunca más le ocurrió. “Tengo muchos amigos”.

De acuerdo con la Comisión de Refugio y Apatridia, se ha aceptado el 54% de solicitudes de refugio que han llegado hasta la Cancillería ecuatoriana, mientras que han sido negadas el 30% y otras resoluciones 16%.

Por otro lado, la oleada de personas que provienen de Venezuela es otro fenómeno que tomó fuerza desde el año 2018. Por las calles de Quito y Guayaquil se evidencia la situación de los ciudadanos de esa nacionalidad.

Navarrete indica que, incluso, la institución ha recibido fuertes críticas por defender los derechos de ellos.

En Guayaquil se habilitó un espacio para asistir a las personas que vinieron al país sin nada. En la Fundación Hogar de Cristo funciona el programa “Un techo para el camino”, donde se los ayuda.

Al momento, 7.243 personas allí han sido atendidas: el 23% son niños y adolescentes y el 32,5% mujeres. También -cuenta Navarrete- en la Terminal Terrestre porteña existe un punto de información para la movilidad humana.

Carmen, de 33 años, es una ciudadana venezolana que recién hace dos meses llegó para pedir refugio. En febrero, durante una de las marchas en su país, fue amenazada por un colectivo por protestar en contra del régimen de Nicolás Maduro.  

Los integrantes de ese grupo vivían cerca de su sector y eso la llevó a temer por su vida. “Dejé de salir a las marchas, pero tenía miedo de que ingresaran en algún momento a casa y me mataran a mí y a mi familia”.

El peligro que corría junto con sus tres hijos y su madre llevó a la joven a salir de Barquisimeto. Cuando llegó a nuestro país recibió la ayuda de la Organización HIAS, que por cada miembro de la familia le entregó $ 25. “Con ese dinero compré comida para vender y así mantener a mi familia”.

Actualmente vive en Guayaquil. Después de solicitar la visa se la otorgaron a ella y a sus hijos. “Aquí me siento tranquila, puedo caminar por las calles libremente”. Ella vende arepas y empanadas por la mañana, mientras que en la tarde, almuerzos.  

La Agencia de la ONU para los Refugiados informó este lunes 17 de junio que envió equipos extra a la frontera de Perú con Ecuador con el fin de apoyar a las autoridades a lidiar con el número nunca antes visto de personas refugiadas y migrantes venezolanos.

Las autoridades peruanas anunciaron nuevos requisitos de visa para los venezolanos. El viernes pasado 8.000 cruzaron la frontera en Tumbes, el mayor número en un solo día. De ellos, 4.700 presentaron solicitudes de asilo en Perú. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: