Dos amigas vencieron el cáncer y son bachilleres

- 10 de agosto de 2018 - 00:00
En el auditorio del Hospital Oncológico Solón Espinosa Ayala (Solca), en el norte de Quito, se realizó la ceremonia de graduación de sus pacientes.
Foto: Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO

Marshury y Cinthya se graduaron con el programa Aulas hospitalarias. Hay 59 pacientes del régimen Sierra-Amazonía. El proyecto funciona desde 2006.

Los dos últimos años de bachillerato, Marshury Domínguez no los cursó en su plantel, la Unidad Educativa Mitad del Mundo. Los terminó  en una de las salas de clases que hay en el Hospital Oncológico Solón Espinosa Ayala (Solca), en el norte de Quito.

En 2016, la adolescente llegó hasta esa casa de salud. Ahí le diagnosticaron linfoma, un tipo de cáncer que comienza en las células del sistema linfático. Durante su tratamiento no podía salir del hospital, mas eso no fue impedimento para que continuara sus estudios.

Ella, al igual que otros nueve adolescentes que se formaron con el programa Aulas Hospitalarias vencieron el cáncer y se graduaron como bachilleres.

En Solca y en otros hospitales de segundo y tercer nivel el proyecto educativo funciona desde 2006. En los últimos 12 años, 50 pacientes de Solca se graduaron.

Junto a Marshury está Cynthia Caisiguano, quien padeció de leucemia. Ambas se conocieron en el hospital y fueron compañeras de aula.

En ese espacio nació su amistad. Las chicas, que vencieron la enfermedad y ahora  van al hospital una vez al mes para realizarse chequeos de control, recuerdan que el tratamiento es lo más doloroso.

Hablan de la radio y la quimioterapia. Después de cada una de estas sesiones las adolescentes quedaban agotadas,  sin ánimo ni apetito y con un fuerte dolor de cabeza.

A diferencia de Cyntia, Marshury está segura de lo que estudiará en la universidad. Será diseñadora gráfica.

Durante la ceremonia de graduación realizada en el auditorio de Solca, Jorge Cevallos, director de esa casa de salud, felicitó a los graduados y agregó que la misión de la casa de salud que dirige es mejorar la calidad de vida y asegurar el futuro de los pacientes, sobre todo de los más jóvenes, indicó.

Para Mayra Galarza, Natalia Villavicencio y Soraya García, maestras hospitalarias, lo óptimo es que los pacientes continúen sus estudios con normalidad. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: