El 23% de accidentes se debe al uso de celular

- 02 de julio de 2018 - 00:00
Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

En el primer trimestre de 2018 se registraron 6.164 percances; de ellos, 1.462 fueron porque los conductores se distrajeron con el teléfono. Producto de ese fenómeno murieron 206 personas. Como causas de siniestros le siguen: el exceso de velocidad, el irrespeto a las señales de tránsito y conducir bajo la influencia de licor o drogas.

Las estadísticas muestran un nuevo fenómeno en Ecuador.  En 2017 ocurrieron 28.967 accidentes de tránsito en el país; de ellos, el 17,66% fue por desatención del chofer, en su mayoría por usar el teléfono celular mientras conducían. Por esa misma causa, la cifra ya sobrepasa el 23% en lo que vamos de 2018.

Las estadísticas de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) así lo demuestran.

Del total de 2017, las cuatro principales causas fueron: por el uso del celular 5.115 accidentes (17,66%); por exceso de velocidad 4.147 percances (14,32%); por no respetar señales de tránsito,  3.967 siniestros (13,69%) y por conducir bajo influencia de alcohol o drogas 2.094 eventos (7,23%).

En cuanto a lesionados, la cifra se mantiene en el mismo porcentaje que de los percances (ver infografía).

Con respecto al número de muertos, por distraerse con el teléfono y ocasionar desgracias, en 2017 murieron 526 personas (24%); por exceso de velocidad, 308  (14,32%); por no respetar las señales de tránsito, 294 ciudadanos (13,69%) y por conducir bajo la influencia del alcohol o alguna droga perdieron la vida 155 personas (7,23%).

¿Qué revelan las cifras en lo que vamos del presente año?

En lo que vamos de 2018, el porcentaje se incrementó un 6% con respecto a igual lapso de 2017.

Según las cifras de la ANT, de enero a marzo se registraron 6.164 percances. De ese total, 1.462 (23,72%) fueron justamente por hacer uso del teléfono celular mientras manejaban.

Por superar los límites de velocidad se dieron 942 accidentes (15,28%), por no respetar las señales de tránsito 763 siniestros (12,38%) y por conducir bajo la influencia del licor 412 percances (6,81%).

En relación con el número de fallecidos, producto de accidentes por el uso del celular perecieron 206 personas (38,3%); por exceso de velocidad, 43 ciudadanos (8%); por no respetar las señales de tránsito, 10 personas (1,8%); y por conducir bajo la influencia del alcohol o drogas,  36 muertos (6,1%).

En cuanto al número de heridos se registran hasta el momento 1.280 lesionados (27%); por exceso de velocidad, 722 (15,26%); por no respetar las señales de tránsito, 647 (13,6%) y por conducir bajo la influencia de alcohol o drogas, 229 lesionados (4,8%).

Estas cifras evidencian que Ecuador no es ajeno a un fenómeno global. Según datos la Organización Mundial de la Salud (OMS), un millón y medio de personas perdieron la vida en 2017 a escala mundial como producto de accidentes de tránsito. De esa cifra, el 20% fue justamente por hacer uso del celular al momento de conducir.

La primera causa de accidentes de tránsito ha variado

Hace 10 años, las primeras causas para los percances de tránsito en Ecuador eran: la impericia, la imprudencia y la irresponsabilidad del conductor, debido en gran manera al consumo de licor o de alguna droga.

Actualmente, el consumo de alcohol ocupa la cuarta casilla entre las causas por las que se producen accidentes.

Según la Organización Mundial de la Salud, expertos y estudiantes de conducción consultados, con la llegada de la telefonía celular y el avance en las comunicaciones, los choferes y peatones hacen hoy en día uso y abuso del celular, ya  sea mientras conducen o caminan.

David Jarrín, Eliana Molina y Carlos Rueda estudian en la Escuela de Conducción de Automóvil Club del Ecuador (Aneta).

Los tres coinciden en señalar que antes jamás le pusieron atención al empleo del teléfono celular mientras se conduce, pero que ahora, al recibir las clases en el simulador de accidentes, han reflexionado y concienciado sobre el peligro que significa una distracción.

“Es importante saber que por un segundo de distracción, sea en la calle y más en la carretera, se puede perder la vida. Por eso ahora reprocho que los conductores hagan uso del celular mientras están al volante”, según indicó Jarrín.

Por su parte, Molina manifestó que las autoridades deben trabajar en educar a la población sobre este importante tema, porque el número de contratiempos de tránsito a causa del empleo del celular es alarmante. “Se puede matar a personas inocentes. Tengo amigos que han ocasionado serias situaciones y todo por culpa del celular”, sostuvo.

Poveda, por su parte, resaltó que también amigos suyos han sido responsables de siniestros en las vías por la irresponsabilidad de utilizar estos equipos de comunicación. “Muchos de ellos por estar leyendo o enviando mensajes no aplicaron la señal de pare y ocasionaron serios accidentes”, puntualizó.

Se debe respetar la ley y ser responsables al conducir

Ana Avilés, coordinadora General de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), afirmó que, lamentablemente, el mal uso de estos aparatos mientras se conduce es en la actualidad la principal causa por la que se producen los accidentes de tránsito en el país y en el mundo.

“La gente, por conducir desatenta, ocasiona hoy en día más del 20% de los accidentes en Ecuador. Por eso hacemos un llamado a la ciudadanía para que tome conciencia y sepa que la llamada puede esperar, no así la vida de un ser humano, porque un segundo de distracción puede ocasionar un serio percance de tránsito”, manifestó.

Avilés indicó que no solo la Ley de Tránsito castiga a los infractores severamente. En el artículo 391 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), por ejemplo, se establece que todo infractor que haciendo uso del teléfono celular haya ocasionado un percance de tránsito será sancionado con una multa equivalente al diez por ciento (10%) del salario básico unificado de un trabajador en general y se le reducirá tres puntos en su licencia de conducir.

Igualmente, el COIP determina una pena de tres a cinco años de privación de la libertad si en estas circunstancias se produce la muerte de alguna persona.

Julio Puga, gerente general de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), señaló que el celular cambió las interacciones humanas. “En la carretera el conductor que maneja a 100 kilómetros por hora, por distraerse tres segundos y medio ha recorrido cien metros a ciegas, es decir, una cuadra”. Esto puede resultar peligroso, fatal.

Puga aseguró que la Ley de Tránsito “es buena”, pero que lamentablemente en el país, a duras penas, los ciudadanos cumplen con el 50% de la norma, según lo revelan estudios y las mismas cifras.

Expertos: La clave está en la formación y capacitación

Daniel Salinas, gerente de Drivers Academy, organización  que se encarga de capacitar y formar conductores, resaltó que no se puede ir contra el avance de la tecnología, por consiguiente, el uso del celular mientras se conduce pasa por un tema de responsabilidad.

“Se pierde la concentración si mientras se conduce se recibe una llamada o se envía un mensaje. El chofer pierde el control total del vehículo. El celular es causa para que aumente cuatro veces el riesgo de que se produzca un grave percance en las vías”.

Salinas dijo que, sin duda, este es un problema de educación de los conductores. Por eso apoya el que se exija un curso de capacitación a quien desea obtener la licencia de manejo.

Oswaldo Vargas, instructor de Aneta, dijo que las cifras de este fenómeno están a la vista. “La desatención del chofer es la principal causa para que se produzcan las desgracias.  Por eso es necesario volver a exigir la capacitación a los automovilistas, porque en las escuelas les enseñamos el riesgo que hay al conducir y contestar una llamada de un móvil”.

Salinas y Vargas coincidieron en señalar que los peatones también son imprudentes al caminar por la calle haciendo uso de aparatos de comunicación.

El Estado debe jugar un rol trascendental e invertir

Roberto Vega, instructor de la escuela de conducción Escut, de Quito, dijo que en la actualidad no hay un perfil técnico de los choferes.

Destacó que antes, para ser un conductor profesional, se demoraba el curso hasta dos años, mientras que ahora se lo hace en apenas seis meses, lo cual “no es suficiente ni técnico”.

Añadió que a eso se suma que casi nadie cumple con la Ley de Tránsito en el país.

Explicó que prueba de ello es la infracción que cometen casi todos los conductores al utilizar el teléfono. “Usar el celular mientras se está al mando de un volante lo que hace es distraer al chofer, pero eso a nadie parece importarle”, sostuvo.

También es partidario de que se vuelva a exigir la capacitación a quienes buscan obtener una licencia. Esto es fundamental, ya que -dijo- en todas las escuelas de conducción les muestran con datos y ejemplos a sus alumnos que hoy la distracción por el uso de dispositivos electrónicos es la principal causa por la que se producen percances de tránsito.

“Que esta capacitación se la realice en el Secap (Servicio Ecuatoriano de Capacitación Profesional), que no sea ni política ni gremial. El Estado, lamentablemente, siendo su obligación, no invierte en un tema tan trascendental como es la instrucción de los conductores”, puntualizó.

Oswaldo Vargas, experto en temas de tránsito y formación de conductores, aseguró que el uso del celular al conducir tiene un alto riesgo para que se produzcan atropellamientos y choques.

“Sencillamente quien maneja se distrae y en un segundo puede tranquilamente causar una eventualidad”, advirtió.

Augusto Balseca, conductor profesional desde hace 51 años, dijo sentirse orgulloso de no haber ocasionado jamás un percance. Lamentó que la modernidad haya cambiado las reglas de juego. “Antes los choferes no perdíamos la concentración, por eso había menos accidentes. Hoy es todo lo contrario y ahí están las consecuencias, con muertos, heridos y daños materiales”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: