245 créditos deben tener las carreras de tercer nivel

27 de enero de 2013 - 00:00

El sistema de créditos fue la primera temática puesta a discusión por parte de los miembros del Consejo de Educación Superior (CES) y del Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces) para establecer el nuevo régimen académico de educación superior, el cual se tiene previsto culminar en  marzo de 2013.

El artículo 123 de la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES) establece que “el Consejo de Educación Superior aprobará el Reglamento de Régimen Académico que regule los títulos y grados académicos, el tiempo de duración, número de créditos de cada opción y demás aspectos relacionados con grados y títulos, buscando la armonización y la promoción de la movilidad estudiantil, de profesores o profesoras e investigadores o investigadoras”.

Ángel Cevallos, miembro académico del CES y presidente de la Comisión de Universidades y Escuelas Politécnicas, explicó que el sistema de créditos se  implementó en el país desde  2009, cuando el Consejo Nacional de Educación Superior (Conesup) emitió el reglamento de régimen académico.

Para Cevallos, “un crédito es una unidad de medida académica que determina, en función de la modalidad de estudios, la duración que tendrá el programa y, por lo tanto, la cantidad de horas. Lo cual se traduce en  que el alumno deberá estar en el aula, laboratorio o en las actividades complementarias relacionadas con el autoaprendizaje, los trabajos, etc, en el programa de la modalidad”.

El miembro académico del CES detalló que el sistema de créditos organiza la estructura de un programa académico. “El sistema de créditos lo que hace es trasladar al crédito, dependiendo de la opción que se tome, la cantidad de horas o la duración de un programa de formación académica”.

En función de cada nivel, existe un mínimo de créditos que las instituciones de educación superior (IES) deben cumplir. En el caso del tercer nivel, lo que exige el reglamento son 245 créditos, “de los cuales 225 son créditos lectivos, es decir, actividades de clases, conferencias y cursos. Y los 20 componen el trabajo de titulación, es decir, la tesis”, indicó Cevallos.

Para hacer un estudio explicativo al respecto, este medio de comunicación pidió hablar con autoridades de la carrera de comunicación social o periodismo de cinco universidades de la capital, de las cuales se obtuvo respuesta de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y de la Central del Ecuador (UCE).

Autoridades de la Universidad de las Américas (UDLA) y la Politécnica Salesiana (UPS) dijeron que solo el rector es el vocero autorizado. Mientras que la San Francisco de Quito (USFQ) respondió que las carreras se manejan de acuerdo a los criterios fijados por las autoridades educativas del país.

Lourdes Pérez, directora de la Escuela de Comunicación de la PUCE, explicó que los créditos son establecidos por hora de clase, es decir, si el estudiante recibe cuatro horas semanales de una materia, esa asignatura tiene cuatro créditos.

En el caso de la Licenciatura en Comunicación con mención en Periodismo para Prensa, Radio y Televisión, tiene un total de 225 créditos, en los cuales se incluyen ocho niveles de inglés y materias optativas, como fotografía y seminarios de comunicación. En esta malla curricular constan 300 horas de prácticas preprofesionales y 60 horas de acción social.

Los 225 créditos están distribuidos de la siguiente forma: 33 el primer semestre, 31 el segundo, 29 tercero, 28 cuarto, 30 quinto, 28 sexto, 24 séptimo y 22 octavo. “Los últimos semestres tienen menos créditos para que el estudiante dedique tiempo a sus prácticas preprofesionales y trabajo de insertación, lo comúnmente llamado tesis”, agregó Pérez.

Mientras que Franz Campoverde, representante del Consejo Universitario de la Facultad de Comunicación Social (Facso), explicó que en la malla de esta carrera con énfasis en periodismo, las materias optativas consisten en talleres de corta duración. “Se debe cumplir dos créditos que se desarrollan en ocho días durante el semestre. Se suspenden las clases y se toman las materias optativas que son cursos de fotografía, discurso, historia, arte, video”.

Esta malla curricular tiene 274 créditos distribuidos así: 28 el primer semestre, 30 el segundo, 30 tercero, 29 cuarto, 30 quinto, 30 sexto, 32 séptimo, 31 octavo y 34 noveno. Sobre el exceso de créditos, Cevallos afirmó que “en el reglamento no existe un límite máximo de créditos, eso ya lo determina cada universidad”.

Al respecto, Pérez señaló que existe la posibilidad de que los alumnos soliciten una extensión de créditos. “Hay estudiantes que por voluntad propia quieren tomar materias de otra carrera o facultad. Eso se les permite, siempre y cuando dicha materia tenga cupos y posibilidades”.