En ecuador hay 1’229.089 personas que pasan de los 60 años, según datos del inec

20 mujeres son ahora microempresarias

En ecuador hay 1’229.089 personas que pasan de los 60 años, según datos del inec
23 de mayo de 2014 00:00

No hay límites para la imaginación, tampoco para asumir nuevos retos, sin importar la edad, dice María Eugenia Escobar, de 78 años. Hace 3 meses la septuagenaria ingresó al campo de las microempresarias.

Junto con un grupo de mujeres de la tercera edad -ya suman 20- emprendieron una microempresa denominada ‘Manitos Creativas’, mediante el programa de Adultos Mayores que impulsa desde 2011 el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

A diario María Eugenia asiste al centro Padre Ilean, ubicado junto a la Iglesia Pastorcito de Fátima en el Recreo (Durán-Guayas), donde muestra toda su creatividad. En el lugar -que ella junto a sus compañeras han convertido en un pequeño taller-, las sonrisas y los gritos de ‘pásame la goma’ se mezclan mientras elaboran diversos artículos en los que usa materiales reciclados. Así transcurren las horas hasta que llega la media tarde. “No hay día que falte porque aquí me siento productiva”, dice mientras enseña uno de los taburetes elaborados con botellas de plástico.

Teresa Díaz, de 70 años, indica que en el poco tiempo que lleva ha aprendido a hacer cofrecitos con cartones de zapatos y portarretratos. “Aquí utilizamos nuestra creatividad, y eso hace que mantengamos activa la mente. A diferencia de la casa, donde a nuestra edad lo que pasamos es viendo televisión”.

La geriatra Carmen Sucre indica que es saludable para los adultos mayores involucrarse en actividades recreativas, porque los mantiene alejados de sentir que son una carga para su familia. Según la última encuesta del INEC en 2011, en el Ecuador hay 1’229.089 adultos mayores.

De acuerdo con Ana Campoverde, de 77 años, quien tiene diabetes, acudir al programa “hace que no piense en la enfermedad y sienta que puedo seguir siendo útil. Aquí he mejorado  mi autoestima”. Las hermanas Rosa y Gabriela Bautista, quienes también son parte de la microempresa, mencionan otros beneficios del programa: combatir la depresión. Ambas viven solas. “Mi esposo falleció hace algunos años, por lo que me quedé sola en casa; mis hijos ya tienen su familia. Aquí me distraigo realizando manualidades”, dice Rosa Bautista.

Para el 30 de mayo las microempresarias preparan una exposición de todos los artículos que han elaborado, dentro de ellos, María Eugenia menciona un par de jarrones hechos con papel periódico, servilletas y condones. Los costos oscilan entre $ 1 y $ 5. Asegura que ‘Manitos Creativas’ bien podría convertirse en una empresa a nivel nacional.

Según datos del MIES, en Durán atendían a 160 adultos mayores y este año la cobertura se amplió a 2.230 de los sectores más vulnerables.

La modalidad a domicilio es otro de los servicios que ofrecen. Una de las beneficiarias es Elpidia Delgado, de 74 años, quien perdió su pierna hace algunos años. Desde su hogar también elabora manualidades con ayuda de la instructora que la visita, “para mí, estar en una silla de ruedas y que esté viejita no es un obstáculo para seguir luchando”.

Computación a los 65 años

A la par del emprendimiento de las mujeres en Durán, otro grupo de 12 adultos mayores aprende computación desde este año en el Centro de Cómputo del Instituto de Seguridad de las Fuerzas Armadas (ISSFA) Regional Litoral.

Juan Carlos Guarderas, director del ISSFA dijo que el objetivo de los talleres -dirigidos a los afiliados y dependientes-, es que aprendan de una manera pedagógica el uso de la herramienta. El 2 de junio se impartirán otros cursos.

En el centro Padre Ilean, ubicado junto a la iglesia Pastorcito de Fátima, en El Recreo (Durán), las adultos mayores se reúnen a diario. Foto: Pilar Vera | El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado