Punto de vista

La Amazonía y los pueblos indígenas

07 de febrero de 2015 - 00:00

Punto de vista

El Ecuador posee menos del 2% de toda la cuenca amazónica. Sin embargo, la diversidad biológica que se encuentra en esa pequeña superficie de tierra es asombrosa. Dos datos, bastante conocidos hablan de esta “mega-biodiversidad”:  que en una sola hectárea del Parque Nacional Yasuní hay más especies de arbustos y árboles, y que solo en el río Napo hay más especies de peces que en toda Norteamérica.

La Amazonía ecuatoriana tiene además una rica diversidad cultural. Al menos 11 pueblos indígenas la habitan, dos de ellos que han decidido vivir en aislamiento, y sin contar con los pueblos que lamentablemente han desaparecido, llevándose sus lenguas, sus culturas y su conocimiento. Conviviendo con ellos en una no siempre fácil relación, hay alrededor de medio millón de colonos llegados a la Amazonía desde diversas partes del país y, recientemente –y solo en la Amazonía- alrededor de 20 mil refugiados colombianos que han encontrado un hogar temporal ante la violencia que sufre el país vecino.

La Amazonía tiene numerosos recursos naturales, tanto renovables como no renovables. De esta región ha salido desde hace 50 años el petróleo, que ha sido el principal recurso de exportación y de generación de ingresos económicos para el país. Posee además minas de oro, cobre y otros metales; agua para producir suficiente energía eléctrica; recursos forestales y no forestales, y un largo etcétera de recursos.

Aunque durante cinco décadas una parte fundamental de los recursos que ha recibido el país han provenido de la región amazónica, ésta tiene las cifras más altas de necesidades básicas insatisfechas en el país.

Pese a la agresión constante que ha provocado sobre el ecosistema amazónico la explotación de estos recursos sin tener los cuidados ambientales adecuados, y sumado al hecho de que hay un avance incontenible de una frontera agropecuaria que causa una deforestación calculada en 20 mil hectáreas por año (según cifras conservadoras), el ecosistema amazónico aún mantiene un aceptable estado de conservación en la mayor parte de su superficie. En parte esto se debe a que el 25% de la Amazonía ecuatoriana está protegido en unidades de conservación tales como parques nacionales y reservas, que cubren casi 3 millones de hectáreas, pero fundamentalmente a que otro 64% está en territorios indígenas. Esto supone alrededor de 7,5 millones de hectáreas en manos de pueblos y nacionalidades indígenas.

Hay estudios serios que demuestran que en algunos países el manejo indígena conserva los recursos naturales y la biodiversidad, incluso mejor que las mismas áreas protegidas.  El concepto de “conservación” de los recursos para los pueblos indígenas es más amplio que lo que es para los no indígenas. La conservación de esos territorios, en la mayor parte de los casos, es la única garantía de la supervivencia de sus culturas. Que los territorios mantengan su integridad permite que sus culturas se mantengan en el tiempo como lo han hecho en la mayor parte de los casos.

Esta es otra razón para que el diálogo entre el gobierno y los pueblos indígenas no se pierda.  Especialmente con sus bases, que son las verdaderas guardianas de los bosques que aún nos quedan en la Región Amazónica.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: