Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 7271

1’000.000 de aves acuáticas mueren al año por la basura

- 08 de junio de 2017 - 00:00
Las aguas oceánicas representan el 72% de la superficie terrestre y generan la mayor parte del oxígeno. Aportan $ 28 billones anuales a la economía.
Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente proyecta que en 2050, con el ritmo de contaminación, existirán más plásticos que peces en los océanos.

Cada año 8’000.000 de toneladas de plástico, en promedio, entran en contacto con el medio marino. El resultado:1’000.000 de especies acuáticas mueren. Ambas cifras van en aumento incontrolablemente, según organizaciones ecologistas y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Estas organizaciones estiman que para 2050 existirá más plástico que peces en los océanos y se cree que el 99% de las aves marinas habrá ingerido este material, que es de prolongada longevidad.

El costo económico anual de los residuos que llegan al mar bordea los $ 13.000 millones.

De acuerdo con la organización ecologista Greenpeace, es difícil estimar el tiempo que tarda en biodegradarse el plástico en los océanos, pero se considera que es más lento en comparación con lo que ocurre en la tierra.

“El plástico se fotodegrada con la luz solar, desintegrándose en trozos cada vez más pequeños, esto atrae toxinas y metales pesados a medida que viajan sobre las mareas”.

Por su parte, el oceanógrafo Charles Moore -quien descubrió la mancha de basura en el océano Pacífico- considera que el riesgo potencial de esta contaminación está dado por la afectación humana.

Las ballenas migratorias, los delfines, las tortugas marinas, aves marinas, focas, tiburones y rayas son las especies más afectadas por la contaminación acuática.

De igual manera, el 50% de las poblaciones de peces se encuentran amenazadas y sobreexplotadas en los grandes ecosistemas marinos.

Una cadena

El científico cree que pueden estar en la cadena alimentaria hasta llegar al plato del ser humano.

Los estudios desarrollados han evidenciado que una cuarta parte de los pescados y mariscos que se venden en los mercados de California e Indonesia contienen plástico.

“Todavía no se ha traducido en advertencias de salud pública, pero las pruebas han demostrado que la ingestión puede causar tumores en animales de laboratorio”.

Para Moore no existe una conciencia real de las consecuencias de ese tipo de contaminación, sobre todo en los giros oceánicos (que constituyen el 40%), donde tiende a acumularse esta basura. “No son parte de ninguna zona económica exclusiva, ni se utilizan para el transporte de mercancías, no se explotan para recursos marinos y su bienestar no le preocupa a nadie”.

De acuerdo a su investigación, el volumen de plástico en los espacios acuáticos se ha triplicado en los giros oceánicos y es consumido desmedidamente por los peces en la base de las cadenas alimenticias.

“Es imposible cuantificar la muerte en los mares, pues las criaturas débiles y agonizantes se consumen rápidamente. El cálculo de la ONU subestima enormemente el impacto general de este problema”.

Manglar ayuda a la vida marina

Stanwel Smith, director del programa marino de vigilancia de la Conservación del PNUMA, expresa que es necesaria mayor atención a los manglares, porque son una estructura vital para la vida marina.

“Los manglares se destruyen a un ritmo entre tres y cinco veces más rápido que la media de la deforestación global, con un costo económico anual de $ 42.000 millones”.

La conversión en tierras agrícolas (acuicultura), expansión de ciudades, desarrollo de actividades turísticas y el cambio climático son las razones fundamentales de la desaparición del manglar que en la actualidad cubre 152.000 Km2 y es vital para la reproducción de la vida marina, en especial peces.
Según el PNUMA, pueden captar 1.000 toneladas de dióxido de carbono por ha, un dato importante con el termómetro del calentamiento global en pleno ascenso.

A nivel nacional, según el Ministerio del Ambiente (MAE), hay 186.835,05 hectáreas de manglar y leyes para evitar su tala indiscriminada. La principal causa de desaparición de ese ecosistema, dice el MAE, es la invasión de asentamientos humanos irregulares, contaminación con desechos urbanos e industriales y construcción ilegal de piscinas para camarón y peces.

Las nuevas autoridades del MAE, el pasado mes, anunciaron que se consolidará el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

La ONU pide más controles a las autoridades

La contaminación, la pesca excesiva y los efectos del cambio climático están perjudicando gravemente la salud de los océanos y ponen en riesgo la integridad de los seres humanos, destacó Antonio Guterres, secretario General de la ONU, en la apertura de la Conferencia sobre los Océanos que se cumplirá hasta el viernes.  Guterres pidió tomar acciones decisivas para proteger estos recursos marinos que consideró vitales para el planeta, teniendo en cuenta que los océanos cubren dos terceras partes de la Tierra.

“Los océanos proveen alimentos, energía, agua, empleos y beneficios económicos para las personas y los países, incluidas las naciones sin litoral. Ayudan a mitigar el cambio climático y son un enorme recurso para el desarrollo sostenible. La salud de los océanos y mares está intrínsecamente vinculada a la salud de la gente”.

El presidente de la Asamblea, Peter Thomson, dijo que este espacio representa la mejor oportunidad para revertir el ciclo de declive ocasionado por el hombre.

El cometido de la Conferencia es asegurar apoyo para el cumplimiento del objetivo 14 de la Agenda de Desarrollo Sostenible. ”Es hora de combatir el cambio climático si queremos asegurar un futuro para las especies y el planeta”.

La Conferencia de los Océanos, la primera de las Naciones Unidas sobre este asunto, representa una oportunidad única e inestimable para que el mundo revierta el deterioro de la salud de los océanos y los mares con soluciones concretas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: