Turismo

Penipe, una 'joya' andina que conjuga belleza natural, historia y tradición

- 06 de agosto de 2017 - 00:00
En Penipe existen fascinantes cascadas en cuyos alrededores anidan y se alimentan aves emblemáticas de los Andes, como el cóndor.
Fotos: Carlos Novoa / EL TELÉGRAFO

Entre sus principales atractivos están la Laguna Amarilla, la cascada del río Chorreras y el mirador del Tungurahua.

Penipe, Chimborazo.-

Fascinantes lagunas, enormes cascadas, ríos, valles y encantadores miradores, son solo algunos de los encantos naturales que posee el cantón Penipe, en la provincia de Chimborazo.

Ubicado a 200 kilómetros de la capital y 22 kilómetros de Riobamba, esta localidad es considerada la ‘joya’ de la cordillera oriental de los Andes debido a su riqueza hídrica y potencial turístico.

La urbe está ubicada en un productivo valle protegido por varias elevaciones y gran parte de los atractivos naturales se encuentran en comunidades altas en las que además la población se dedica a la producción agrícola y ganadera.

Este pequeño, pero a la vez cautivador cantón, además es una de las pocas ciudades de la Sierra centro en las que se conserva la tradición del Animero, personaje que camina por las calles recordando a las almas que han sido abandonas por sus familiares, en noviembre.

Datos generales

El 4 de octubre de 1577 es la fecha de fundación de San Francisco del Monte del Cedral de Penipe, nombre original de la ciudad, luego fue declarado cantón el 9 de febrero de 1984.

La altitud va desde los 2.200 metros (comunidad Bilbao) hasta los 5.424, en el punto más alto del nevado El Altar, uno de sus encantos naturales. Tiene una extensión total de 240 kilómetros cuadrados, la temperatura media oscila entre 13-15 grados y su población es de 6.739, de los cuales 1.064 residen en el área urbana y 5.675 en zonas rurales.

El recordatorio de la cantonización se realiza cada año, el 9 de febrero, ocasión en la que se organizan desfiles, entrega de ofrendas florales y más eventos cívicos. Las fiestas patronales se realizan el 4 de octubre y existen presentaciones artísticas, toros de pueblo y comparsas.

Entre las especialidades gastronómicas que allí se pueden degustar todo el año están las papas con cuero, cuy asado, dulce de cuchillo (elaborado sobre la base de manzanas), tortillas de maíz cocidas sobre piedra volcánica y las habas con queso.

La elaboración de este derivado lácteo es una de las principales actividades a las que se dedican por varias generaciones muchas familias de las comunidades de la parte alta.

Una de ellas es Utuñag, ubicada a 10 minutos del casco urbano, donde la familia Oñate desarrolló una microempresa que da trabajo a unas 30 familias.

“Esta zona se caracteriza por ser una de las mejores productoras agrícolas de Chimborazo, en la que se cultiva maíz, papa, zanahoria, haba, arveja y frutos andinos. A la vez se cría ganado vacuno y la leche es de excelente calidad debido a la pureza de los extensos pastos”, señaló José Oñate, propietario de la Planta de Lácteos Pladelac.

Las propiedades del suelo y la abundancia de agua hacen que la yerba brote todo el año y sustente a no menos de 2.000 cabezas de ganado que a diario pastan en los prados de Utuñag.

La especialidad de Pladelac es el queso fresco; a diario se producen cerca de 200 unidades que son distribuidas en mercados locales y el Litoral.

A decir de Robin Velasteguí, alcalde de Penipe, esta actividad así como el desarrollo turístico juegan un papel fundamental en la dinamización de la economía.

“Si bien somos conocidos como una ciudad agrícola desde hace siglos, la ganadería complementa de forma perfecta esta labor, pues se aprovechan los cultivos y abonos, y utiliza al ganado para el arado. Además la producción láctea diversifica nuestra oferta de comestibles en los mercados de la región; en cuanto al turismo, poseemos una larga lista de atractivos naturales que convierten a la ciudad en un potencial turístico de incalculable valor”.

La producción láctea es una de las principales actividades de Penipe, la cual complementa la labor agrícola.

Encantos naturales

Liderando la lista de encantos del cantón Penipe está la Laguna Amarilla. Esta reserva hídrica de valor incalculable y de belleza singular está al interior del cráter del extinto volcán El Altar, nevado ubicado en el Parque Nacional Sangay.

El sistema lacustre de la localidad además lo integra el lago Tazarón y la laguna de Releche. Alimentado por las constantes lluvias, las aguas de esta primera laguna se tornan negras la mayor parte del año y en ella conviven patos y otras aves.

En la comunidad Paramito, a 30 minutos de Penipe, está uno de los miradores menos conocidos del volcán Tungurahua. Además, cerca del lugar está la cascada del río Chorreras, el cual nace en los deshielos de El Altar y en sus cercanías vive, se alimenta y reproduce el ave insigne de los Andes ecuatorianos, el cóndor. (I)

El Animero es un personaje muy apreciado, el cual recorre las calles de la ciudad y el cementerio en noviembre, a fin de recordar a los difuntos olvidados por sus familias.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: