Mujer talla plus, linda y sexy con ropa a su medida

- 04 de junio de 2018 - 00:00
No solo se trata de entrar en la ropa, sino de que esta sea cómoda, funcional y -sobre todo- que haga que la mujer si sienta bien de consigo misma.
Daniel Molineros / EL TELÉGRAFO

Trajes y lencería para damas grandes ayudan a que ellas amen su cuerpo y rompan estereotipos de belleza. Con prendas acordes a su figura se sienten bien y mejoran su autoestima.

No solo se trata de entrar en la ropa, sino de que esta sea cómoda, funcional y -sobre todo- que haga que la mujer si sienta bien de consigo misma.

Comodidad es lo que busca la mayoría de las mujeres al elegir una prenda de vestir, ya sea un pantalón, una blusa, una falda o ropa interior. Sin embargo, durante años, quienes crean los atuendos olvidaron cubrir esta necesidad en las mujeres talla plus. 

Los almacenes que decían tener ropa grande, por lo general contaban con prendas sin forma o muy similares a la vestimenta maternal. 

Diana Medina, de 28 años, pesa 245 libras (lb). Siempre ha sido talla grande y recuerda lo que debía padecer para encontrar ropa a su medida. Desde malas caras de las vendedoras hasta ropa que le quedaba mal, o tener que salir de la tienda con ropa hecha para hombres o para gente mayor con estilos antiguos.

Algo similar vivió Cecibel Naranjo, de 39 años. Pesa 210 lb y siempre fue talla plus. Comenta que junto con su madre mandaban a hacer su ropa donde una modista. Incluso les resultaba difícil encontrar zapatos.

Naranjo debía conformarse con lo que encontraba, aunque la talla de la prenda no estuviera acorde a su cuerpo.

Hoy esta realidad cambió para muchas mujeres talla plus. Aunque no son comunes, ya existen tiendas que cuentan con prendas de diversas tallas incluidas las XL, XXL, XXXL, XXXXL y más.

Una es Patprimo, una tienda que llegó desde Colombia  hace un año y medio. En el país vecino existen alrededor de 130 almacenes.

Jessenia Zambrano, administradora del local, ubicado en el Centro Comercial Iñaquito, en la capital, explica que se considera talla plus a aquellas que van desde la talla 14 hasta la 24, es decir las que sobrepasan la XL.

Justamente, las tallas grandes son las que más se venden en este local, pues está dirigido a un público que por años ha estado desatendido.

La falsa creencia de que la ropa talla plus debe ser amplia y de colores obscuros quedó atrás. Pantalones y vestidos entallados al cuerpo, colores vivos, jeans stretch y más es lo que hoy las mujeres de tallas grandes consiguen. 

Pero no se trata de aumentar tela a las prendas diseñadas para mujeres delgadas, sino de crear prendas apropiadas para cada mujer talla grande. Y de esto es consciente María Eugenia Donoso, creadora de las marcas Plus Trends Fashion Wear, Plus Trends Swimwear y Plus Trends Intimate.

La joven emprendedora de 33 años empezó su negocio con la agencia de modelos talla grande Plus Trends Modelos y Estilo, en 2012, con el objetivo de mostrar prototipos de belleza distintos en el mundo de la moda, así como usar el modelaje como una herramienta para recuperar la autoestima. Hoy cuenta con alrededor de 100 modelos, incluida Donoso.

Con esta iniciativa, única en la región, Donoso busca dejar un mensaje positivo sobre la importancia de quererse a uno mismo. Y es que ella fue víctima de desórdenes alimenticios.

Recuerda que a los 8 años, la psicóloga de su unidad educativa le dijo que era “muy gorda para ser parte del coro”, y que debía hablar con sus padres para que le pongan una dieta. Desde entonces, creyó que para hacer algo en su vida debía ser delgada.

Desde que entró al colegio empezó a utilizar pastillas para adelgazar. A los 15 años asistió a diversos centros estéticos que le ayudaban a bajar de peso. Es así que, con su 1,70 de altura llegó a pesar 120 lb al finalizar la secundaria. Aún así, cuando se presentó para un casting para ser modelo, no la aceptaron aduciendo que era más “gorda” que las otras modelos.

Empezó a hacer ejercicios y dejó de comer. Ingería adelgazantes, laxantes y diuréticos, por lo menos 15 pastillas al día. Durante 7 años tuvo anorexia, todo con el objetivo de llegar a pesar 60 lb.

Su cabello y dientes se empezaron a caer, y perdió la menstruación. Sus huesos eran totalmente visibles.

Esta realidad cambió cuando su mejor amiga falleció con esta enfermedad. Fue entonces que pidió ayuda, aunque salir de esta enfermedad no le fue fácil, pero lo logró.

Es así que con su proyecto de modelos, prendas de vestir, ternos de baño y ropa interior busca que la mujer talla plus se siente segura de sí misma y se empodere de su cuerpo.

Junto con la corporación La Favorita, en 2015, Donoso creó la primera línea de moda talla plus en Ecuador. Los diseños son hechos en patrones de mujeres de talla grande, considerando que cada cuerpo es diferente. Hay vestidos con caídas en A, enterizos pegados al cuerpo, jeans con estilos juveniles, entre otros diseños.

En 2017 creó trajes de baño, seguido por la línea de jeans. En 2018 creó una línea de lencería.

En cuanto a esta última, los diseños tienen escotes pronunciados en ciertos casos, combinados con encaje, entre otros detalles.

“Encontrar ropa interior era fatal. Nunca encontraba ropa interior sexy que me quede”, comenta Medida. Toda la ropa de este tipo era spandex o cosas deportivas.

Hacer esta línea de ropa interior fue todo un reto para Donoso, pues los insumos no se encuentran en Ecuador. Las copas, por ejemplo, debe mandarlas a hacer en el extranjero específicamente para tallas grandes porque en el país no las fabrican.

La lencería además de tener estilos que hacen que la mujer se sienta sensual, también es funcional. Por ejemplo, el brasier no les estorban en la barriga pero les cubre parte del ombligo y les forma bien la espalda cubriendo los gorditos. Esta ropa interior por ser talla plus no significa que deba tener varillas, fajas o corsés que suelen ser incómodos.

“Con ropa interior adecuada a mi cuerpo me siento muy sexy, muy dama, muy mujer. Esto a las mujeres tallas plus nos inspira a seguir empoderándonos de nosotras mismas lo que hace que nuestra autoestima suba”, comenta Medina. 

En la línea de Donoso, un brasier cuesta desde $ 34, mientras que una tanga cuesta desde $ 16. En Patprime una blusa cuesta desde $ 22, un pantalón desde $ 32,  hay shorts desde $ 27 y vestidos desde $ 38.

“Todas las mujeres en el mundo tenemos defectos, en mi caso son kilos de más, en otros serán arrugas, pero cada una debe aprender a valorarse, a quererse como es, aprender a querer cada centímetro de su cuerpo. Es importante amarte como eres, no te sobra ni te falta nada”, comenta Medina.

Naranjo, por ejemplo, aprendió a quererse, rompió  los cánones de belleza y hoy es una modelo talla plus.

“Romper esquemas y estereotipos ha sido complicado. Pero no hay nada más empoderador que encontrar una prenda que te hace sentir bien y cómoda contigo misma”, dice Donoso.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: