Héctor Cevallos Romero / Psiquiatra y docente

La desvalorización en los niños origina trastornos posteriores

- 04 de diciembre de 2016 - 00:00

La depresión es síntoma de que una persona padece algún tipo de alteración en su personalidad, o patologías como la esquizofrenia o bipolaridad. La idea básica, según este médico, es que todo el mundo tiene la necesidad de sentirse valioso.

El psiquiatra Héctor Cevallos tiene 38 años de carrera profesional; laboró por 17 años en el Instituto de Neurociencias. En ese tiempo creó el Área de Psicoterapia Cognitiva Conductual que funcionó por algún tiempo.

Ha sido docente en la Universidad Laica Vicente Rocafuerte (ULVR), en la Universidad Católica Santiago de Guayaquil (UCSG), en la Universidad de Guayaquil y en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES).

Según psicólogos del Instituto de Neurociencias, el 80% de los pacientes que allí residen tienen esquizofrenia, un trastorno mental que Cevallos asocia a la trama de la película Una mente brillante, donde el protagonista, el matemático John Nash, presentaba esta patología que le hacía escuchar voces y debía buscar el equilibrio.

¿Cómo se define a la esquizofrenia?

Es un trastorno mental en el que la persona, por épocas, puede pasar bastante normal y en otras está totalmente perdida de la realidad.

¿Cuáles son los síntomas que la identifican?

Los síntomas más típicos de la esquizofrenia son las ideas delirantes, absurdas, como el hecho de que una persona se sienta perseguida, que piense que le quieren hacer daño. El solo hecho de ver a un grupo de amigos o conocidos conversando es motivo para que piense que están hablando mal de él o ella; cree que todos están en su contra. O cuando esa persona se cree superior a los demás; son ideas delirantes que no tienen base.

¿Entonces todo se lo imagina?

Tienen alucinaciones, percepciones que no existen afuera. Escucha que le hablan, que le insultan, que hablan mal de él o ella; lo más común son las alucinaciones auditivas, mientras que en los trastornos orgánicos son las visuales.

¿La bipolaridad también es un trastorno?

Es un trastorno en el que la persona tiene etapas de manía, euforia y depresión. Es un problema químico del cerebro con tendencia hereditaria muy fuerte. Si alguien tiene un trastorno de bipolaridad grave, comúnmente es muy fácil encontrar que otros parientes también lo padecen.

¿Cómo tratar a una persona con bipolaridad?

En el trastorno bipolar los medicamentos son muy importantes; existe un grupo de medicamentos (estabilizadores de ánimo) que permiten que el paciente no entre en depresión, en estado de manía, que corrigen la química del cerebro. Obviamente, si esta persona además de tener su problema químico tiene creencias absurdas, como por ejemplo que la gente es mala y le quieren hacer daño, ese extremo va a provocar que le dé una crisis.

¿Cada qué tiempo se presentan esas crisis?

Depende de cada paciente. Hay personas que las tienen cada 4 meses; otras tienen una al año.

¿Cuál es el factor detonante para que entren en crisis?

Comúnmente puede haber factores como los medicamentos, las drogas, el consumo de cocaína, cannabis, (marihuana), ‘H’, cualquier sustancia psicotrópica puede ocasionarlas. Más aún alguna medicina para otras instancias como corticosteroides, que también pueden provocar una crisis. Hay factores psicológicos como la muerte de un ser querido, su ausencia; a veces hasta la alegría de encontrar a una persona a quién amar podría producir una crisis.

¿La depresión puede conllevar a una crisis?

La depresión es uno de los síntomas del trastorno bipolar. Una cosa es el trastorno bipolar en el que hay depresiones y manías, y otra es el trastorno depresivo en sí, en el que no hay manía. Ambos se tratan de manera diferente, incluso los medicamentos son distintos para cada caso.

¿Puede la bipolaridad conducir al suicidio?

Claro, y las personas más predispuestas al suicidio son las que tienen trastorno bipolar mixto, lo que quiere decir que en un momento dado se unen síntomas depresivos y maniacos al mismo tiempo. En este instante, el paciente se ríe, después llora, vuelve a reír y luego a llorar; estas son las personas más predispuestas a suicidarse. En general, el trastorno bipolar hace que haya más tendencia al suicidio, pero no es que los suicidas tengan esta patología, pueden tener otras.

¿Cómo se conocía antes a esta enfermedad?

Antes se la conocía como Trastorno Maniaco Depresivo.

¿Cuáles son los trastornos más comunes de la personalidad?

El trastorno histriónico, aquel en que la persona se porta seductora para obtener ventajas de los demás. El trastorno evitativo, cuando es temerosa y trata de evitar situaciones que puedan comprometerla, no habla con los demás, no se acerca. El trastorno antisocial, que en nuestro medio es cada día más común; es aquel que no respeta a los demás; al contrario piensa que tiene que vivir atacando, dominando, amenazando para obtener algo en la vida.

Está el trastorno narcisista, en que la persona cree que no vale nada a no ser que tuviera mucho éxito; entonces vive comparándose con los demás, tratando de ostentar que tiene dinero, conocimientos, inteligencia, belleza, cualquier cosa, porque si no se siente inferior a los demás.

¿Cuál de estos es el más complicado de tratar?

Quizás el trastorno más difícil de todos es el de Límite de personalidad o Límite fronterizo, porque pasa de un estado a otro. Por ejemplo, la persona siente que adora a otra, pero si esta comete cualquier error u olvido, entonces la odia; pasa de un extremo a otro. Es un trastorno muy difícil de derrotar y son estas personas las que más intentan suicidarse, las que más sufren porque tienen tantas expectativas que creen encontrar a la persona maravillosa y esa persona maravillosa no existe. Creen encontrar el trabajo maravilloso que no existe; la salud perfecta que no existe.

De estos trastornos de personalidad, ¿cuál es el más común en la sociedad?

Diría que todos son comunes.

¿Son de carácter hereditario?

Hay factores biológicos hereditarios importantes, es parte de la herencia. Por ejemplo, 2 gemelos son idénticos, pero el uno tiene un lunar que el otro no tiene. La constitución predispone para ciertas formas de personalidad, pero no lo es todo, lo más importante son los aprendizajes.

¿Ha habido un avance en el país en cuanto a salud mental?

Es muy importante que el público tenga conocimientos básicos de salud mental y que aprendamos a no desvalorizarnos. No porque una persona tenga algún tipo de trastorno mental vale menos que los demás. Quien tiene más capacidades tiene más posibilidades, más facilidades para disfrutar de la vida, pero no lo hace más valioso como persona.

¿Cómo prevenir en los niños algún tipo de trastorno?

No desvalorizándolos. Comúnmente los trastornos de personalidad tienen de fondo creencias como “yo no puedo”, “no soy hábil”, “no soy capaz”; o “no soy querible”. La idea básica es que todo el mundo necesita sentirse valioso. En la medida que respetamos es más probable que haya menos trastornos de personalidad y menos trastornos mentales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: