La agencia EXA busca sus futuros talentos en los colegios del país

- 17 de marzo de 2016 - 00:00
El uso de un propulsor de iones es viable para la navegación espacial.

La Agencia Espacial Civil Ecuatoriana coopera con 3 unidades educativas para desarrollar proyectos de investigación.

“El futuro de la humanidad está en el espacio”, sentenció hace algunos años el afamado físico y cosmólogo británico Stephen Hawking. Con esta premisa, la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana (EXA) emprendió un proyecto con 3 instituciones educativas en el país para suministrarles conocimientos y equipos con el objetivo de formar futuros científicos en la rama espacial.

Uno de los planteles seleccionados es la Unidad Educativa Nuestra Madre de la Alborada, en el norte de Guayaquil. En ese centro el profesor de tecnología e informática, Roberto Falconí, se puso en contacto con EXA para recibir la asesoría necesaria para enseñar materias de ciencias espaciales a los alumnos de básico de bachillerato.

Los otros colegios que participan en este proyecto son la Academia Cotopaxi, en Quito, y en Cuenca, el colegio Las Catalinas. En los 2 institutos de la Sierra ya existe un trabajo de 8 años, mientras que con Nuestra Madre de la Alborada la cooperación arrancó hace 2 años.

¿En qué consisten las iniciativas colegiales?

Falconí asegura que en estos momentos la institución está incursionando en la tecnología espacial con el estudio y creación de un prototipo de motor de iones, que es un propulsor espacial a través de la aceleración de iones por medio de un campo eléctrico (ver infografía). También se trabaja con la implementación de una Estación Espacial Terrena en el colegio, gracias al desarrollo de una antena para receptar señal de satélites por parte de los alumnos, uno de ellos, el NOAA 19 de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, agencia científica de Estados Unidos.

“Hemos tenido el apoyo incondicional de EXA que nos ha ayudado con equipos y conocimientos. También nos han donado simuladores de realidad virtual de drones, lo que ha generado la fascinación de los chicos. Debido al entusiasmo de los alumnos creamos el Club de Astronáutica que alberga a 22 chicos de segundo a tercer año básico”, explica el docente.

Ante el entusiasmo en los estudiantes, las autoridades de la Unidad Educativa Nuestra Madre de la Alborada analizan la posibilidad de la incorporación de las materias de Astronáutica y Robótica como parte del pénsum del colegio porteño.

En Cuenca, en la Unidad Educativa Particular Rosa de Jesús Cordero, conocida como ‘Las Catalinas’, Pablo Tenesaca es el director de la agrupación de astronomía que labora junto con EXA. El docente recuerda que el trabajo con la agencia espacial arrancó en 2007 y hace 7 años se pudo instalar la primera estación meteorológica en el país a nivel de colegios.

“Nosotros como Unidad Educativa creamos el departamento de Astronomía y Astrofísica y trabajamos en conjunto con EXA para la creación del primer observatorio de clima espacial y monitoreo de satélites”, indicó Tenesaca quien además rememora que recibieron la asesoría para el lanzamiento del primer globo estratosférico hace 2 años.

Más hacia el norte del país, en la Academia Cotopaxi de Quito, la profesora estadounidense Margot Solberg es el nexo entre EXA y los estudiantes.

La maestra, que da cátedras aeroespaciales, mencionó que “EXA nos ha ayudado en la implementación de una estación espacial terrena para la clase, con la que recibimos imágenes del clima y nos sirve para matemáticas, geografía, entre otras cosas”, dijo.

La docente ha dado clases de ciencias espaciales a chicos de 7 a 10 años, animándolos a conocer más sobre estas ramas de la ciencia. “He desarrollado con la NASA y EXA algunos métodos de enseñanza que he compartido con otros colegios que pueden usar el aula para la educación satelital, todo como un plan piloto que he hecho con el interés de impartir este conocimiento”, dijo Solberg.

¿Por qué no un nuevo astronauta ecuatoriano?

Ronnie Nader, director de operaciones espaciales de EXA, comenta que existe la política de apoyo a la educación en la institución y considera que hace falta formar más mentes en este ámbito.

“En todo el mundo se está haciendo esfuerzos por incluir el tema espacial en la malla curricular porque el futuro de la humanidad está en el espacio. El trabajo de aquellos chicos creando esa antena es fantástico y necesitamos científicos”, destaca Nader.

EXA fue seleccionada para proveer partes para la creación de 12 satélites a un consorcio de 5 escuelas de Estados Unidos. Entre las piezas constan paneles solares, baterías y escudos, y por primera vez en Latinoamérica, un país de la región exportará tecnología espacial al país norteamericano, la que será entregada en julio de este año.

En cambio, el colegio Nuestra Madre de la Alborada participará en el Congreso Internacional de Astronáutica que se realizará en septiembre próximo, en Guadalajara, México. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: