Eligiendo la guardería correcta para su hijo

- 25 de junio de 2018 - 00:00

Los centros de desarrollo infantil ayudan a los chicos a ser independientes y a adquirir buenos hábitos. Especialistas recomiendan colocarlos a partir de los dos años de edad.

Que la guardería ayuda a su niño en su desarrollo cognitivo y social es verdad, así como también lo es que se trata de un pequeño “hospital” en el que aumenta el riesgo de enfermedades. 

Existen varios pros y contras acerca de dejar a los pequeños en uno de estos centros infantiles. Sin embargo, para algunos padres son la única opción para poder seguir trabajando.  

Dejar a un hijo en un kinder no es tarea fácil, empezando por elegir aquel que en algo se iguale al cuidado y amor que el niño recibe en casa hasta vivir la separación entre padres e hijos y enfrentar la incertidumbre de si está o no bien resguardado.

Lo cierto es que hoy las guarderías traen mucho beneficios para los niños, siempre y cuando se elija correctamente. Incluso ya se las conoce como centros de desarrollo infantil.

Aunque no hay una edad mandatoria para colocar a un pequeño en uno de estos lugares, el pediatra Mauricio Guerra recomienda que sea alrededor de los dos años, principalmente porque las defensas de su organismo son mejores.

“Todos los niños que van a la guardería o al centro infantil se van a enfermar más, pero no es lo mismo que se enferme un niño de dos años que uno de ocho meses de edad”, dice Guerra.

La psicóloga Florencia Barriga concuerda con Guerra. Explica que es importante que durante los primeros años el menor comparta con sus padres en casa para formar vínculos. Además, a partir de los dos años puede expresar sus necesidades, malestares, controla mejor sus esfínteres y se alimenta de forma más variada. Está en un punto de su desarrollo en el que tiene mucha más independencia y le es más fácil la adaptación. 

A la edad que sea que entre el niño a la guardería debe estar al día con sus vacunas y, sobre todo, los padres deben hacer el compromiso de que si su hijo está enfermo no lo envíe hasta que se recupere para evitar contagiar al resto. 

Antes de elegir un centro infantil primero visite muchas opciones. Si desea hágalo junto con su hijo. Vea todos los espacios. En primer lugar fíjese en la seguridad, que cada aula esté adecuada para niños según su edad.

Observe detenidamente las características de la guardería, como que sea un sitio limpio, que no haya demasiada humedad y que las salas donde va a estar el niño no sean frías porque le puede afectar, sobre todo si tiene alergias.

El centro debe tener espacios verdes, sitios con juegos didácticos, espacios adecuados para asearse, donde puedan comer, que haya buena entrada de sol y que el ambiente no sea muy cerrado.

Fíjese además que no sea fácil entrar ni salir del centro.

Es fundamental que la guardería cuente con suficiente personal para atender a todos los menores. Una misma maestra no puede cuidar al mismo tiempo a bebés y a niños de más años. Los pequeños deben estar separados por edades.

Guerra recomienda seleccionar una guardería que no tenga muchos niños. Barriga aconseja que si va a dejar a su bebé, tome en cuenta que necesita atención más personalizada, así que mientras menos bebés haya es mejor.

Los cuidadores deben ser personas capacitadas en cuidado de niños, por ejemplo, parvularias. Recuerde que su hijo debe aprender en el centro infantil, pues para entrar a la educación formal ya debe haber desarrollado ciertas habilidades como sociales, pensamiento creativo, iniciativa, entre otras. 

E igual sería muy positivo si cuentan con un médico y un psicopedagogo, aunque no es un requisito determinante.  

Si la guardería está cerca a su casa o a su trabajo es  mejor, así podrá acudir inmediatamente ante cualquier emergencia, incluso para que su niño no tenga que realizar viajes muy largos en la mañana.

Especialistas coinciden en que no es indispensable que un niño acuda a una guardería. Incluso algunos, como el pediatra argentino Martín Gruenberg, recomiendan que si se puede evitar enviarlos hay que hacerlo, pues es mucho mejor que esté con algún familiar en casa sin contacto con tantas enfermedades.

Sin embargo, Guerra cree que en la educación formal sí se observan diferencias entre el niño que asistió a una guardería previamente y el que no. El primero -dice- está más estimulado, maneja más palabras y tiene más fluidez con su lenguaje.

Barriga considera que el niño que se queda en casa sin ninguna estimulación sí va a entrar a clases a los tres o cuatro años de edad con algunas deficiencias. Pero si en el hogar se procura tenerlo ocupado con actividades manuales, artísticas, con lectura de cuentos, juegos y más, no tendrá ningún problema. Aunque reconoce que la guardería efectivamente le ayuda a desenvolverse mejor en la parte social. 

Además asistir al kinder le enseña a que se adapte mejor a espacios fuera de casa en los que debe ser más independiente. Asimismo le ayuda a que sea más autónomo y coja más responsabilidades.

Si ya tomó la decisión de colocar a su hijo en una guardería, elija la correcta, confíe en ella y transmita tranquilidad a su hijo, los niños son muy perceptivos y pueden sentir su angustia lo que les generará malestar. Prepárelo previamente para la separación, converse con él y explíquele dónde va a estar usted y qué va a hacer él.

En casa recupere el tiempo de calidad que perdió durante todo el día con su pequeño. (I)

Tome nota

Las enfermedades virales son las más comunes que padecen los niños cuando entran a una guardería, como la herpangina, varicela, holanda, gripe, diarrea, faringitis, otitis y la conocida como la de manos, pies y boca.  

Los niños deben aprender que nadie puede tocar sus partes íntimas y si esto sucede deben hablar con sus padres. Los papás deben conversar con su hijo sobre todo lo que hizo en el día y deben estar atentos ante cualquier cambio de comportamiento negativo, como agresividad e irritabilidad, porque significa que algo pasa en la guardería.

Lo mejor para que el niño tenga buenas defensas en su organismo es que se alimente bien, eso es mucho más importante a que ingiera vitaminas externamente. Asimismo es fundamental que tenga una buena higiene. Así estará más fuerte para combatir alguna infección.

La metodología e ideología que se da en la guardería debe ir a la par con la que se imparte en casa. Además es fundamental que en el centro les creen responsabilidades, obligaciones y buenos hábitos acordes con su edad. Recuerde que ellos requieren unos días de adaptación, es útil que un padre lo acompañe.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: