El arte de construir maravillas en miniatura

- 02 de julio de 2018 - 00:00
Fotos: Lylibeth Coloma / EL TELÉGRAFO

Los amantes del modelismo dedican decenas de horas al proceso de construcción de los prototipos. Existen varios clubes y asociaciones a nivel nacional que promueven este pasatiempo. las figuras más comunes son automóviles, aviones y helicópteros.

El modelismo es una actividad recreativa que consiste en reproducir objetos de grandes dimensiones a una escala muy inferior, conservando una impresionante cantidad de detalles y fidelidad con el diseño original. Autos, vehículos militares, aviones, barcos y ferrocarriles son las temáticas que más seducen a los practicantes de este pasatiempo. En Guayaquil, existen varios clubes dedicados a promover esta actividad.

Fernando Lamas, de 40 años, es un entusiasta del modelismo. Recuerda que, como muchos coleccionistas, su primer acercamiento a este arte ocurrió de niño. “Cuando tenía unos 8 años me regalaron una maqueta de un avión, la armé como pude, mal hecha, pero para mí era increíble. Ahí quedé fascinado con el modelismo”.

Ahora, Lamas es propietario de la tienda de pasatiempos y bellas artes Monkey Hobbies, ubicada en el centro comercial Plaza Triángulo, en Urdesa, al noroeste de Guayaquil. Aquí se vende todo lo necesario para el modelismo.

El empresario indica que para iniciarse en esta actividad, al igual que en otros hobbies, se debe adquirir las herramientas para su correcta práctica. “A más de comprar las maquetas, para comenzar, lo mínimo que se debe tener es pinturas, pinceles, limas, pegamentos. También está el aerógrafo y el compresor, si se quiere hacer trabajos mejor acabados”.

Sobre los costos de los modelos, Lamas explica que depende del presupuesto del interesado, pues el precio de las maquetas va desde $ 8 y puede llegar a $ 250 o más. “Hay marcas que por la mejor calidad del material y mayores detalles en los diseños cuestan mucho más que otras”.

Uno de los grupos más representativos de esta actividad en el país es la IPMS Ecuador GMEC (Sociedad Internacional de Modelistas Plásticos, por sus siglas en inglés). Alan Manosalvas, su presidente, explica que se trata de la representación en el país del organismo más importante a nivel mundial en maquetismo. “La IPMS se puede considerar como la creadora del modelismo en plástico, en Ecuador estamos presentes desde 2003 y actualmente contamos con 20 miembros activos”.

Manosalvas indica que el grupo se reúne todas las semanas en la sede La Sociedad, ubicada en la ciudadela Kennedy. “Nos reunimos todos los sábados, a partir de las 15:30, para trabajar en nuestras maquetas, compartimos ideas, nos ayudamos entre nosotros para que los modelos queden lo mejor posible”. Si alguien desea unirse, puede comunicarse con la agrupación a través de sus cuentas de redes sociales.

Según los miembros de la IPMS, uno de los mayores obstáculos para que la actividad logre mayor difusión es que las dos principales casas comerciales del país tienen la representación exclusiva de las mejores marcas de maquetas, por lo que otros interesados no pueden negociar con estas empresas para traer los modelos al país.

“Se ha pedido a las jugueterías que traigan más modelos, pero no les interesa porque dicen que no se venden. El problema es que solo traen unos pocos aviones y en escalas muy pequeñas, que no son atractivas para los modelistas; por eso se quedan en las perchas”, critica Mario Merlini, uno de los miembros más experimentados del grupo.

Los autos miniatura tienen su club

El Club de Autos a Escala de Guayaquil, como su nombre indica, es una agrupación que se especializa en coleccionar modelos a escala de automóviles. Su vocero, Agustín Cedeño, comenta que cada integrante tiene una temática preferida. “Algunos eligen coleccionar modelos de marcas de lujo, a otros les gustan los autos de una marca específica, como Volkswagen. Nuestro principal objetivo es promover la afición por esta actividad, así como el amor por los autos”.

Entre las actividades del club consta la exposición de sus autos, que –entre los 10 miembros activos– superan las 3.000 unidades. Asimismo, realizan carreras de carros Hot Wheels y trivias sobre las características de los coches. Cedeño señala que un requisito importante para pertenecer al grupo es tener conocimiento de los autos de sus muestrarios. “Eso diferencia a un coleccionista, que lo hace por pasión, de un acumulador, que puede tener cientos de carros porque el bolsillo se lo permite”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: