El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.18/Oct/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

El fútbol perdió leyendas, pero su legado se mantendrá vigente

En los 4 primeros meses de 2016, varias exfiguras fallecieron. Sus logros y acciones son recordados.
10 de abril de 2016 00:00

El fútbol mundial perdió en poco tiempo a referentes históricos —y otros no tanto— que dejaron huella en diferentes épocas del balompié. Unos dejaron un legado inconmensurable a escala mundial, como el caso de Johan Cruyff, y otros lo hicieron a escala local, como   el ecuatoriano Ítalo Estupiñán.

‘El holandés volador’, uno de los apelativos de Cruyff, falleció debido al cáncer de pulmón que lo aquejaba desde hace algunos años. “En mi vida he tenido 2 grandes vicios: fumar y jugar fútbol. El fútbol me lo dio todo. En cambio, fumar casi me lo quita”, dijo para resumir su adicción, que al final le quitó la vida a los 68 años.

El exjugador solía fumar en los entretiempos y después de los partidos, y no le importaba que la gente supiera que lo hacía, sobre todo en su tiempo en el Barcelona. En el Ajax sí intentó ocultar su vicio, pero muchas veces era difícil hacerlo.

Como entrenador del Barcelona, al inicio de la década de los noventa, fue intervenido a corazón abierto por una insuficiencia coronaria. Desde ahí no volvió a fumar y reemplazó al tabaco por los chupetes; así se lo observó siempre, dando indicaciones desde la zona técnica.

Con la obligación de dejar de fumar, el mundo pudo ver la creación del “fútbol total”, como se lo conoció. En él, el orden táctico era primordial y si un jugador se movía de su posición, otro acudía para ubicarse en ese lugar.

El juego estaba basado en lo que los centrocampistas podían construir, y en el Barcelona de Cruyff destacaron ‘Pep’ Guardiola, Guillermo Amor o Michael Laudrup. Era criticado por lo expuesta que dejaba la defensa, pero siempre lo contrarrestaba con el poderío ofensivo que podía elaborar.

El rechazo a su estilo quedó atrás con los 10 títulos que logró el club catalán entre 1989 y 1994, una de las épocas más gloriosas del Barça, solo superada por lo que hizo posteriormente Guardiola.

Precisamente el hoy entrenador del Bayern Munich reinventó lo que hizo Cruyff y le dio un sentido de mayor posesión, pero combinado con la efectividad ofensiva y el orden táctico. El legado del holandés ya había quedado marcado, no solo con su propuesta como entrenador, sino con lo que hizo también como futbolista en el Ajax y el Barcelona.

El argentino Roberto Perfumo fue contemporáneo con Cruyff e incluso coincidieron en el Mundial de Alemania 74. Con una gran demostración, la ‘Naranja Mecánica’ goleó 4-0 a la ‘Albiceleste’, que no encontró el rumbo en la segunda fase del torneo.

El ‘Mariscal’, una gloria del fútbol argentino de todos los tiempos, por calidad técnica y fortaleza de zaguero, falleció a los 73 años tras desmayarse en un restaurante y posteriormente sufrió un accidente cerebrovascular (ACV).

Temperamental, tiempista, aguerrido, seguro, calentón, fuerte y ordenado. Así describió en 2014 la revista argentina El Gráfico a Perfumo en su elección de los ‘Ídolos de la selección’ ‘Albiceleste’. El ‘Mariscal’ brilló en una época en la que el reglamento daba vía libre a muchas infracciones. “Si jugara hoy, no sé cuántos partidos terminaría”, reconoció en varias ocasiones Perfumo. El exzaguero ‘operaba’ a los jugadores rivales. Pegaba con las dos piernas, con las manos y con las palabras. Su jerarquía en la zaga era inquebrantable.

El club River Plate, donde se inició, lo dejó libre en divisiones inferiores. Luego pasó a Racing para jugar de volante, pero el DT Pizzuti le cambió el puesto, lo puso de defensor y salió campeón de todo: torneo local, Libertadores e Intercontinental. Fichó por el Cruzeiro de Brasil y también alzó trofeos. Volvió a River, ya con 32 años, y dio 3 vueltas olímpicas.

Lo que sí le faltó fue conseguir un título importante con la selección; fue su cuenta pendiente. De todos modos, en el conjunto albiceleste destacó al ser capitán. Disputó 2 mundiales, de 1966 y de 1974. En ambos torneos, a pesar de la desorganización extrafutbolística, fue fundamental.

El italiano Cesare Maldini falleció a los 84 años, figura del AC Milan y también de la selección italiana. Maldini desarrolló casi toda su carrera como futbolista en el Milan, donde ocupó la posición de defensa central.

Sumó cuatro títulos del campeonato italiano y se proclamó campeón de Europa en 1963. En aquella final europea fue el capitán del equipo que derrotó al Benfica portugués y que se convirtió en el primer conjunto transalpino en alzar el máximo trofeo continental. Su carrera como entrenador también se inició en el conjunto italiano, al que dirigió en 2 periodos. Tras entrenar durante 10 años en las categorías inferiores de Italia entre 1986 y 1996, ese curso tomó las riendas de la selección absoluta, a la que dirigió durante el Mundial de Francia de 1998, en el que cayó en cuartos de final ante el equipo local.

Su último equipo fue la selección paraguaya, a la que dirigió en el Mundial de Corea-Japón 2002 y en el que alcanzó los octavos de final. Después se dedicó a comentar para la cadena de televisión Al-Jazeera.

El legado ecuatoriano

Estupiñán fue el primer ecuatoriano que actuó en el fútbol mexicano, cuando fue transferido de El Nacional al Toluca en la década de los setenta. En ese equipo fue figura e incluso luego de su retiro estuvo vinculado en cargos dirigenciales.

Además del Toluca, pasó por el Puebla y también por el América, y con los 3 clubes fue campeón en México. Siempre fue reconocido como uno de los mejores extranjeros y abrió la puerta para que más ecuatorianos puedan vincularse al balompié mexicano. La hinchada de Emelec perdió a 3 exjugadores en este año, que hicieron historia con el club: Eduardo ‘Ñato’ García, Félix Lasso y Luis Lamberck. El exarquero fue quien más tiempo estuvo vinculado al club, como jugador y también como DT.

Fueron multicampeones con el equipo ‘eléctrico’ y su legado será recordado siempre por el fútbol que mostraron, incluso en favor de la selección nacional como fue el caso de García. (I)

Contenido externo patrocinado