El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.20/Oct/2021

Actualidad

Tendencias

¿Por qué la inmunidad de las vacunas contra el covid-19 no dura para siempre?

Las fórmulas contra el nuevo coronavirus sigue siendo un misterio.
22 de septiembre de 2021 07:15

Las vacunas contra el sarampión sirven para toda la vida, las vacunas contra la varicela protegen durante 10 a 20 años y las inyecciones contra el tétanos duran una década o más. En cambio, se habla de un refuerzo luego de seis meses de recibir la inoculación inicial contra el covid-19.

El objetivo de una vacuna es brindar la protección que brinda la infección natural, pero sin el riesgo de una enfermedad grave o la muerte. “Una vacuna realmente buena hace que alguien no se infecte incluso si está expuesto al virus”, dijo Rustom Antia, profesor de biología en la Universidad de Emory, en diálogo con The Wall Street Journal, que estudia las respuestas inmunitarias. “Pero no todas las vacunas son ideales”, agregó.

Según el especialista, los tres niveles de defensa incluyen la protección total contra la infección y la transmisión; protección contra enfermedades graves y transmisión; o protección únicamente contra enfermedades graves.

La eficacia depende de la magnitud de la respuesta inmune que induce una vacuna, la rapidez con la que se descomponen los anticuerpos resultantes, si el virus o las bacterias tienden a mutar y la ubicación de la infección. Y el umbral de protección es el nivel de inmunidad suficiente para evitar enfermarse.

“Básicamente, son los niveles de anticuerpos o anticuerpos neutralizantes por mililitro de sangre”, explicó Mark Slifka, profesor de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregon.

Por ejemplo, los anticuerpos contra el sarampión se descomponen lentamente. Los anticuerpos contra el tétanos se descomponen más rápidamente, pero la vacuna hace que el cuerpo produzca mucho más de lo que necesita, contrarrestando la disminución. Con estas enfermedades, la magnitud de la respuesta a las vacunas combinada con las tasas de descomposición de los anticuerpos produce respuestas inmunes duraderas.

“Somos afortunados con el tétanos, la difteria, el sarampión y el virus vaccinia”, dijo el experto. “Hemos identificado cuál es el umbral de protección. Realiza un seguimiento de la disminución de anticuerpos a lo largo del tiempo y, si conoce el umbral de protección, puede calcular la durabilidad de la protección. Con el COVID-19, no lo sabemos“.

Históricamente, las vacunas más eficaces han utilizado virus replicantes, que esencialmente provocan inmunidad de por vida. Las vacunas contra el sarampión y la varicela utilizan virus que se replican.

Las vacunas que no se replican y las vacunas a base de proteínas (como la del tétanos) no duran tanto, pero su eficacia puede mejorarse con la adición de un adyuvante, una sustancia que mejora la magnitud de la respuesta. Las vacunas contra el tétanos y la hepatitis A utilizan un adyuvante.

Las vacunas Johnson & Johnson y AstraZeneca contra el COVID-19 usan adenovirus no replicantes y no contienen adyuvantes. Las vacunas de ARN mensajero Pfizer y Moderna, que funcionan de manera diferente, no contienen ningún virus.

Para complicar aún más las cosas, los virus y bacterias que mutan para escapar de la respuesta inmunitaria del cuerpo son más difíciles de controlar. El sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela apenas mutan, pero se han encontrado al menos ocho variantes del SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid-19, según el British Medical Journal.

“Hace que sea más complicado que la vacuna funcione”, manifestó Slifka. “Estás persiguiendo múltiples objetivos a lo largo del tiempo. La gripe también muta. Con la gripe, nos hemos ajustado al hacer una nueva vacuna cada año que se asemeje lo más posible a la nueva cepa de gripe“.

Dejando de lado las complejidades de crear una vacuna eficaz para combatir un virus que cambia de forma, algunas esperanzas han girado en torno a la posibilidad de derrotar al COVID-19 al lograr la inmunidad colectiva, pero, según el doctor Antia, la forma en que los coronavirus infectan el cuerpo lo hace desafiante.

“Es muy poco probable que las vacunas conduzcan a una inmunidad colectiva duradera para muchas infecciones respiratorias. La inmunidad colectiva solo dura un período de tiempo modesto. Depende de qué tan rápido cambie el virus. Depende de qué tan rápido se desvanezca la inmunidad“, destacó.

Parte del problema es que los coronavirus se replican tanto en el tracto respiratorio superior como en el inferior. “Tenemos buena circulación en nuestros pulmones y cuerpo, pero no en la superficie de nuestras fosas nasales”, explicó Slifka. “Podemos bloquear la enfermedad grave porque hay anticuerpos en el tracto respiratorio inferior”, añadió. Pero el riesgo de infecciones de bajo nivel en el tracto respiratorio superior puede persistir.

En el futuro, las vacunas COVID-19 se actualizarán para combatir variantes del virus y, según los investigadores del Imperial College London, la próxima generación de vacunas también podría centrarse en mejorar la inmunidad en las superficies húmedas de la nariz y los pulmones. Mientras tanto, evitar el virus podría requerir otra inyección.

Contenido externo patrocinado