Este sitio tiene el apoyo del Ministerio de Cultura

Museo Pumapungo: Un encuentro con nuestra historia

- 29 de marzo de 2015 - 00:00
Más de 90 mil turistas al año, entre ellos extranjeros visitan el Museo de Pumapungo, ubicado en la calle Larga y Huayna-Cápac. Foto: Fernando Machado / El Telegrafo

Este sitio tiene el apoyo del Ministerio de Cultura

El Museo Pumapungo, ubicado en la calle Larga y Huayna Cápac, es considerado uno de los más importantes que tiene el país y la ciudad de Cuenca.

Pumapungo o ‘Puerta del puma’ es un testimonio tangible de la cultura cañari-inca que nos deja ver su organización social y política durante el incario y que pasó por el territorio ecuatoriano.

El museo alberga una gran colección de objetos etnográficos entre los que se incluyen atuendos diarios y festivos, viviendas a escala y objetos representativos que dan cuenta de las formas de vida, las creencias, los ritos y los símbolos de nuestros pueblos. Existe también una sala de iconografía de arte Barroco del siglo XVIII, paisaje y costumbrismo del XIX. El complejo cuenta con un parque botánico y un centro de avifauna que acoge especies liberadas del cautiverio y que son muy bien cuidadas.

Según su director, Jonathan Koupermann, es el Ministerio de Cultura el encargado de dar el apoyo para la protección de este sitio, donde turistas nacionales y extranjeros llegan para admirar nuestra cultura.

Las puertas se abren al público a partir de las 8:00 hasta las 19:00. Posee personal capacitado para realizar las explicaciones pertinentes y transmitir al público la información adecuada.

En su interior encontramos la sala interactiva Arqueología Tomebamba: donde se pueden ver las diferentes culturas que se asentaron en la región, con hincapié en los hallazgos encontrados en la antigua ciudad de Tomebamba.

También se encuentra en el sitio el parque donde están las ruinas de Pumapungo y que es visitado por miles de turistas todos los años. Un recorrido por este sitio le toma al visitante no menos de una hora, allí podrán encontrar vestigios arqueológicos y en la parte baja todo tipo de plantas medicinales, incluso las que están en proceso de desaparición, como “orejas de burro”, la borraja, la flor de violeta muy buena para la tos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: