Suerte de proyecto minero Río Blanco se decide en 8 días

- 24 de julio de 2018 - 00:00
Habitantes de Molleturo se tomaron los alrededores del parque Calderón, de Cuenca, unos para pedir que el juez ratifique la sentencia y otros, para que continúe la empresa Río Blanco.
Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

Este lunes 23 de julio se llevó a cabo en Cuenca una audiencia de apelación a la decisión tomada por el juez Paúl Serrano el 1 de julio, donde se ordenó que se suspenda la actividad minera en las montañas de Molleturo. Habitantes a favor y en contra del proyecto protestaron frente a la Corte.

La minería en Molleturo, cantón Cuenca, movilizó este lunes 23 de julio a cientos de personas hasta la Corte Provincial de Justicia. Unos a favor del proyecto Río Blanco y otros, que piden su cierre definitivo.

El 1 de julio, el juez de la Unidad Judicial de lo Civil de Cuenca, Paúl Serrano, ordenó la suspensión de la actividad minera en el proyecto Río Blanco, ubicado en la parroquia Molleturo. Sobre esta resolución se realizó ste lunes 23 de julio una audiencia de apelación.

Luego de tres horas de escuchar a las partes y evacuar 20 amicus curiaes en contra de la actividad minera, la Corte resolvió tomarse ocho días para pronunciarse.

Desde la noche del pasado domingo se levantaron algunas carpas alrededor del parque Calderón, en donde las personas pedían que se ratifique lo expuesto por el juez Serrano “y evitar una futura contaminación en los lechos que nacen los ríos”, en el macizo de El Cajas.

El viceministro de Minería, Henry Troya, llegó a la audiencia y manifestó que Río Blanco es uno de los proyectos estratégicos y mencionó que tiene una connotación bastante especial.

“El yacimiento es bastante superficial y como política de Estado estamos propendiendo a que la minería se desarrolle con una técnica responsable a través de empresas que han obtenido los permisos ambientales y de manejo”, dijo el funcionario.

Añadió que al dejar sin resguardo los proyectos y sin una empresa que explote el yacimiento de una manera técnica “sería abrir las puertas a la minería ilegal”.

Para el viceministro, no se pueden repetir errores como los cometidos en la zona de Imbabura, que ha sido víctima de la minería ilegal y “donde existen daños ambientales”.

Para Troya, si se da la razón a los que piden que no haya minería en el sector Molleturo, actuarán por la vía legal, “respetando la independencia de los poderes y acatando las decisiones”.

Agregó que habrá que esperar las decisiones de los jueces en ocho días.

Yacu Pérez, de la Ecuarunari, se anticipó al decir que “el 99,99% de la sentencia será confirmada por el nuevo tribunal”, ya que se demostró “hasta la saciedad” que no hubo consulta previa y que “hubo un fraude procesal”.

Los alrededores del parque Calderón fueron cerrados este lunes 23 de julio por habitantes que llegaron desde Molleturo y otras zonas. La Policía para evitar enfrentamientos, entre quienes defienden y rechazan el proyecto, colocó una valla frente a la Corte Provincial de Justicia de Azuay.

Varios habitantes se ubicaron en la calle Sucre, incluso llevaron animales, como chivos y borregos, para demostrar que la explotación minera será la causa de que ellos mueran por la contaminación de los páramos.

Incluso argumentaron que se terminará con la vida de las personas que dependen del agua de la zona.

Proyecto de oro y plata

Río Blanco está emplazado en las montañas de Molleturo. El proyecto, que comprende 5.708 hectáreas, es principalmente de oro, cuya concesión pertenece a la empresa Ecuagoldmining South America S.A.

Se calcula que habrá una producción de 800 toneladas/diarias, por lo cual el proyecto está catalogado como de mediana minería, que tendrá una vigencia aproximada de 11 años.

Esta concesión minera se inició en el año 1993 a cargo de la empresa Rio Tinto-Zinc Corporation (RTZ), de Gran Bretaña; posteriormente pasó a la compañía San Luis International Minerals Corporation (IMC), de Canadá.

Finalmente, en 2012, fue vendida al grupo Junefield Ecuagoldmining South America, de China, que en agosto de 2016 inició la etapa de explotación.

Según los trabajos de exploración, se calculó que tiene una reserva de 605.000 onzas (oz) de oro y de 4.307 millones de plata.

De acuerdo a los que defienden el proyecto minero, la empresa ha creado puestos de trabajo para los habitantes del lugar. También es muy importante ya que ahora cuentan con una vía para movilizarse por la zona.

Alcalde rechaza la minería

El alcalde de la capital azuaya, Marcelo Cabrera, quien participó en la audiencia de apelación por el proyecto minero Río Blanco, manifestó que lo asombró escuchar que no afecta el área de El Cajas.

“(Dijeron) Que no había necesidad de consulta previa, cuando el área de influencia de Río Blanco afecta al Cajas, la fauna, los ríos, y con posibles impactos y riesgos a las cuencas de los ríos”.  

Agregó que Cuenca se alimenta de los recursos de las fuentes que nacen de las montañas y de los humedales, “como alcalde de Cuenca,  defiendo lo que es nuestro, lo que es de la ciudadanía cuencana”.

El primer personero municipal enfatizó que el Concejo Cantonal de Cuenca en septiembre de 2011 resolvió declarar el territorio libre de minería; también en 2017 se lo declaró de la misma forma.

Destacó que este 19 de julio en la asamblea ciudadana denominada la “Asamblea de la Cuenca por el Agua”, se resolvió rechazar de manera unánime los proyectos Río Blanco y Quimsacocha.

El alcalde solicitó a los jueces observar el procedimiento que permita a los cuencanos defender el agua de Cuenca, allí se rechazó la imposición de los proyectos mineros que están en el macizo El Cajas.

También se pidió exigir al Gobierno el archivo y la suspensión definitiva de las concesiones de minería metálica en el territorio del cantón Cuenca. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: