En Huasalata empezó una campaña odontológica gratuita que se activará periódicamente durante 3 años

Mala calidad del agua incide en afecciones dentales en Salasaca

- 29 de abril de 2014 - 00:00
En el salón de la casa comunal, se montó un gigantesco consultorio odontológico con estudiantes y profesores de la Universidad San Francisco de Quito, en Huasalata. fotos: Roberto Chávez | El Telégrafo

En Huasalata empezó una campaña odontológica gratuita que se activará periódicamente durante 3 años

Mientras los 2 furgones blancos de la Dirección de Salud de Tungurahua se estacionaban, Sara presionaba con fuerza la mano de su madre.

El intenso ir y venir de médicos, escolares y personas adultas dentro y fuera de la casa comunal de Huasalata, en la parroquia Salasaca (Pelileo), terminó por asustarla. “Tranquila nomás guagua, estarás quieta. No llorarás”, le recomendaba su progenitora, pero la pequeña continuaba nerviosa y no dejaba de restregarse las manos.

A las 09:00 de ayer, 25 estudiantes de quinto año y profesores de la Escuela de Odontología de la Universidad San Francisco de Quito se alistaban para atender, en 2 días, a 160 infantes de 5 escuelas y 20 personas adultas que padecen diversas afecciones dentales.

La acción benéfica gratuita es parte del proyecto ‘USFQ–Odontología para el Área Rural’, que se realiza desde hace 15 años y que en esta ocasión contó con el apoyo de la Municipalidad de Pelileo y del Ministerio de Salud Pública (MSP).

Luego de la ceremonia de bienvenida y de presentación del proyecto, los furgones se abrieron a las 09:40 y los escolares se encolumnaron en el patio de tierra y yerba, junto a la edificación de una planta en la que funciona la sencilla casa comunal.

Las escolares recibieron pasta dental y un cepillo, luego de una charla sobre higiene bucal.

Adentro, en un amplio salón de 8 por 16 metros, los estudiantes colocaron 5 asientos de cuero para acostar a los pacientes e igual número de mesas dispuestas para llenar las fichas médicas, examinar a los niños y descargar los insumos.

“Estamos contentos de ayudar a los infantes de Salasaca. Esta misión benéfica fue posible gracias a la gestión de un grupo de jóvenes indígenas de Salasaca que estudian en la USFQ. La afectación odontológica es muy grande en esta zona”, explicó Fernando Sandoval, médico y docente universitario.

Llegar a Huasalata es fácil. Una vía asfaltada de doble carril conecta el centro parroquial con esta y otras comunidades donde las buenas rutas estimularon el  turismo comunitario, galerías y talleres.

Sin embargo, tras esta aparente bonanza hay un problema todavía pendiente: el agua que consumen los lugareños no es potable y proviene de vertientes. Para los odontólogos, el líquido está cargado de minerales que causan las afecciones dentales.

Según una investigación previa, 8 de cada 10 niños sufren caries y la mayoría de los vecinos no llega a los 40 años, sin haber perdido antes casi la totalidad de sus piezas dentales. “Hace falta, además de buenos servicios básicos, una campaña de concienciación y eso haremos aquí.

Atenderemos durante 2 días, pero este proyecto se mantendrá activo en Salasaca periódicamente durante 3 años”, explicó la vicerrectora Paulina Aliaga. Sara fue atendida y feliz mostró a su madre los 5 dientes que le curaron.

DATOS

Las fichas médicas odontológicas que llenaban los estudiantes con la ayuda de los niños contemplaban 3 aspectos: caries, restos radiculares y extracciones. Estas últimas solo se efectuaban a los niños con la autorización de los padres.

En la primera hora de evaluación de pacientes, María José Pazmiño ya tenía un diagnóstico: “Hasta ahora hemos detectado que los niños y niñas tienen entre 4 y 5 dientes o muelas con caries. Eso es alto si consideramos que por su edad (8 años) cuentan con solo 20 piezas dentales”.

Para René Amores, director de la escuela Sergio Núñez de Huasalata, que cuenta con 21 niños de primero a séptimo de básica, la campaña de la USFQ es muy buena.  “Estos lugares están olvidados y los padres no dan énfasis a la atención en el subcentro de salud. En la escuela hacemos el cepillado, pero en los hogares es donde falta estimulación para el aseo oral”, dijo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: