Incendio arrasa con 200 hectáreas de bosque en Azuay

04 de noviembre de 2013 - 14:07

Un incendio que se suscitó la mañana del domingo consumió hasta hoy al menos 200 hectáreas de bosque de pino, pajonal y chaparro, en el sector de Soldados-Cancán, en la parroquia de San Joaquín, provincia del Azuay.

El flagelo ocurre en un área protegida, pero fuera del Parque Nacional del Cajas. Esta mañana las llamas aumentaron y por ello a las 11:00 se activó la Mesa 5 de Comité de Operaciones Emergentes, COE.

Según Luis Almeida, comisario de Policía y delegado del Gobernador, en horas de la mañana domingo se alertó del flagelo, el mismo que según el reporte de la Secretaría de Gestión de Riesgos había consumido hasta ese día aproximadamente 80 hectáreas.

"El flagelo incrementó notablemente debido a que no han habido lluvias en los últimos días y además existen fuertes vientos que han ayudado a que se propaguen las llamas", dijo.

Personal de las diferentes entidades como Gobernación del Azuay, Fiscalía provincial, Fuerzas Armadas,Etapa E.P, SGR, Bomberos Cuenca, Ministerio del Medio Ambiente, Coordinación de Salud, Policía Nacional, entre otras se reunieron en las instalaciones del Comando Conjunto de las FF.AA. donde se procedía a la toma de decisiones para controlar el siniestro.

Guardaparques de ETAPA se encontraban trabajando desde el domingo con 5 personas, y este lunes el número incrementó a 20. A ellos se sumaron 10 guardaparques del Ministerio del Ambiente.

Mientras que también fueron movilizados 96 hombres de las Fuerzas Armadas, divididos en tres equipos: dos de ellos ingresaron por tierra y el otro por vía aérea, “para tratar de combatir el incendio por varios frentes, desde la parte inferior y superior”, dijo Roberto Vascones, comandante de la Tercera División del Ejercito Tarqui.

"Esperamos que con los tres equipos de las Fuerzas Armadas y personal de las otras instituciones se pueda controlar el incendio", acotó.

Dos helicópteros se sumaron al control; uno de Aeropolicial y otro proveniente de Quito, un MI-17. Estas aeronaves inicialmente se encargaron de trasladar al personal al sitio y luego procedieron con las canastillas a lanzar agua.

“El último tiene la capacidad de 2.500 litros de agua y por la dificultad del sector donde se produce el falgelo era necesario”, añadió Vascones.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: